¿La edad es importante para esto del amor?

Después de http://roseapelton.com/sacar-a-pasear-al-perro-es-una-forma-de-ligar/ y siguiendo vuestros consejos que, por mayoría aplastante, me decían que tenía que llamarlo después de decirme:

“Rose, creo que me gustas, ¿podemos quedar el sábado para comer y conocernos un poco más?”


Decidí respirar hondo y llamarle…. El teléfono empezó a sonar y mi corazón a retumbar en mi pecho… pero nadie respondió al otro lado, así que colgué… con el deseo de que en cuanto viera mi llamada iba a contactar conmigo, pero nada ocurrió….😞 A la mañana siguiente, nada más levantarme, en cuanto miré la pantallita del móvil, ¿sabéis lo que tenía?

¡¡UN MENSAJE DE WHATSAPP SUYO!!

¡¡Sí, como lo estáis leyendo!!! ¡¡casi me da un paparajote cuando vi su nombre en la pantallita!! Pero pensé, ¡cuidado Rose, que sin gafas las letras se te mezclan y puede ser que no sea él!! Así que, respiré hondo, me coloqué las gafas y comprobé que, efectivamente, el mensaje era suyo y que me decía que había estado de cena de cumpleaños con unos amigos y no había podido atender mi llamada, pero que si seguía en pie lo de comer el sábado, pasaba a recogerme a la hora que yo le dijese…  

Wowwww….. y requetewowwww…..del subidón que me dio leer eso, empecé a saltar por toda la casa y a gritar ¡Olé ahí por ti Rose, eres una diosa de la seducción!! ¡¡has debido de causarle buena impresión a ese chico tan guapo y tan joven que quiere conocerte mejor!! Pero algo me paró de golpe… mi dedo meñique encontró, cual aspirador de esos que van por toda la casa solos, la pata del sofá…

Ese subidón de alegría y el golpe en el dedo del pie me vinieron genial para poder dejar pasar el  tiempo prudencial que, en todas las revistas aconsejan que tiene que transcurrir desde que una recibe un mensaje de un chico… así que, emocionada y con la libido por las nubes, me senté de nuevo en el sofá y puse el móvil en modo avión, para evitar dos cosas:

  • Una, que si en ese momento está conectado, no me vea en estado “escribiendo” durante horas… -he de reconocer que soy de las que escribe y borra… lee lo escrito, no me convence lo que he escrito y vuelvo a borrar…-
  • Y otra, para que no me dé un arrebato de esos y le escriba una respuesta demasiado entregada al amor, cuando apenas conozco al susodicho… de la que luego me arrepienta porque lo haya espantado –y con razón 😉😉
  •  
Y es que no sé si os pasa a vosotr@s, pero, como os comentaba en http://roseapelton.com/menos-mensajes-de-whatsapp-y-mas-visitas-inesperadas/, me cuesta horrores responder con un simple sí/no o con un icono…

Es ver un mensaje de alguien que me gusta y me entran unas ganas irrefrenables de teclear y teclear palabras… hasta que me lío y la lío….


Pero lo dicho, voy al grano -¿veis lo que me pasa con esto de escribir?… jajajaja- Después de mucho pensar qué le ponía, le respondí:

“Me parece una idea genial!! Así nos podemos conocer un poco más”


Y tras varios mensajes de ida y vuelta, dejamos todo organizado para el sábado. Y llegó el día… Después de que mis amigas me aconsejasen qué ponerme y de conseguir estar preparada a tiempo, bajé en cuanto me dijo que había llegado y, casi me da algo cuando vi que venía a recogerme en moto!! Y yo que me había puesto un vestido monísimo ajustadito pero informal y me había pasado las planchas por la melena para eliminar ese efecto encrespamiento constante que sufrimos las que tenemos el pelo rizado….  

Y él ahí, guapísimo remataó esperándome con un casco para mí en la mano mientras me sonreía con esa sonrisa de vértigo que suelen tener esos chicos guapos que, con su pose de “nunca he roto un plato”, hacen que te derritas sólo con mirarlos…. Me acerqué a él, nos dimos dos besos, me puse el casco, me remangué el vestido para subirme a la moto y le dije “Preparada”… Mientras íbamos camino del restaurante, aproveché para cogerme a su torso como si no hubiera un mañana –también porque con las plataformas que llevaban los zapatos, mis pies no iban muy estables que digamos-, y, conforme llegamos, fue parar la moto, bajarse él y cogerme por la cintura para ayudarme a bajar cual caballero andante….

Ay ay ay… ¡qué sensación esa cuando el chico que te gusta te coge por la cintura así de forma casual!!


Me ayudó a quitarme el casco y ufffff….. ¡cómo olía de bien!  

 


Porque hay algunos susodichos que son botes de perfume andantes y que, conforme se te acercan, de lo fuerte que huelen dan ganas de correr a ponerte una mascarilla anti-gas…


Nos sentamos en la terraza del restaurante y comenzamos a hablar mientras decidíamos qué pedir… La conversación fue transcurriendo como si nos conociéramos de toda la vida… todo iba genial… pero mi parte sensata no paraba de decirme “Rose, aunque todo vaya sobre ruedas, tú sé precavida, que mira la rachita que llevas…” Conseguimos hablar de nosotros, nos reímos muchísimo hasta que mi cara cambió cuando llegamos al tema de la edad y me dijo que tenía 26 años (¡¡15 años menos que yo!! Upssss). Ahí, aunque intenté disimular mi sorpresa, creo que él notó mi cara de asombro, más que nada porque mi boca se quedó petrificada en modo abierto, con un trozo de pan dentro… y no pude articular palabra… hasta que él hizo la pregunta:

¿Es la diferencia de edad un problema para tí para mantener una relación conmigo?

A lo que yo, automáticamente, le quise responder ¡¡no, no!!, pero el trozo de pan que tenía en la boca se me quedó a medio camino mientras trataba de tragar saliva y empecé a levantar los brazos y a llorar… él no sabía si esa era una reacción mía normal –después de lo que pasó en http://roseapelton.com/sacar-a-pasear-al-perro-es-una-forma-de-ligar/ –  o que me estaba atragantando de verdad… hasta que uno de los camareros me cogió por detrás, apretó mi abdomen y el trozo de pan salió disparado en rumbo perfecto hacia su ojo… ¡¡olé ahí que tino tienes Rose!! Agggggg  

Yo, rápida, salté para tratar de despegarle con cuidado ese trozo de pan de la camiseta y limpiarle el ojo… pero fue acercarme y, mi Rose enamoradiza empezó a jugar con mi libido y no pude evitar besarle… Y él me respondió… ¡qué bien besaba ese chico! – pensé-. Pedimos la cuenta, salimos del restaurante y decidimos ir a otro sitio a tomarnos una copa… En el camino me llevó cogida de la cintura -¡esa sensación es maravillosa!! Woww…- y, de poco en poco, paraba para besarme… Así que estuve probando sus besos toda la tarde… pero al volver a mi casa – decidimos ir con calma – mi parte racional empezó a repetirme incansablemente:


“Rose, ese chico puede ser genial, pero es 15 años menor que tú y quizás no sea tan maduro como lo que tú necesitas… Igual sólo eres un capricho para él y cuando se canse de ti te dejará…”


Y en esas estoy…pensando que ese chico está entre lo que quiero tener y lo que me da miedo tener, así que

¡¡necesito vuestro consejo!!

¿Qué hago? ¿Cometo una locura si sigo con él o la locura es no cometerla? ¿Sigo con él o corto por lo sano para evitar heridas emocionales futuras? ¿Es la diferencia de edad un problema?¿os ha pasado alguna vez algo parecido?

Este corazón está en modo inventario…

corazón roto reparación
Dicen por ahí que si empiezas una relación con alguien que no ha superado su relación anterior, es como si te vistes de un amor usado… Y así he estado yo estas semanas… tratando de esperar ese tiempo necesario para no hilar una historia de amor con otra… porque la última vez que lo hice, al chico con el que estaba no paraba de llamarlo con el nombre del susodicho con el que acababa de romper… Y no veáis la vergüenza que me daba cuando, al darme cuenta de que había pronunciado un nombre que no era “en plena faena”, quería que la tierra me tragase al ver la cara de asombro que se le quedaba al chico en cuestión… ainsssss


Ahora mi Plan “A” es no ser el Plan “B” de nadie


El problema es que una nunca sabe cuánto es el tiempo que tiene que esperar entre relación y relación para que se considere “correcto” y que no mezcles cosas de unos con otro… aggggghhh

dejar de pensar en alguien

Así que –pensé – “Rose espera unos días antes de volver a la carga… Eso o busca a un chico con potencial para ser el hombre de tu vida que se llame igual que ese malo-malote que te ha dejado una huella tan imborrable… Y mira que ya sabías que eso te podía pasar… agggghhh”


Te lo dije

Cordialmente, tu intuición 😉

Pues ahí he estado, en modo “Inventario” con el cartel de “Este corazón no está en venta” colgado de mi pecho… – como dice mi bendita madre, a dramatismo no me gana nadie… jijijijij….- Y no sé si os pasa a vosotr@s, pero después de ese desengaño amoroso con el piratilla, no puedo parar de escuchar canciones ñoñas… De hecho, el pobre CD de Alex Ubago lo tengo ya rayado de tanto ponerlo… Y es que ¿qué haríamos sin esas canciones con cuya letra nos sentimos identificadas en cada momento? Ainsssss

Pobre Alex Ubago… a ese chico le ha pasado de todo en sus relaciones… Mira que no salirle una limpia… Creo que deberíamos invitarlo al grupo para que se desahogue con nosotras y vaya aprendiendo de todas nuestras experiencias, ¿no os parece?

recuerdos canciones memoria

Y parece que, después de romper con alguien, todo (absolutamente todo) te recuerda a él…parece que todo conspira para evitar que te olvides de él… los que pasan a tu alrededor ese día se han puesto el perfume que solía utilizar el susodicho, y en la radio no paran de sonar canciones de amor que te hacen recordar lo que puedo haber sido y ya no fue…

Olvidar el pasado no es lo difícil, sino dejar de acordarte del futuro que imaginaste… y recuperar el tiempo que le has dedicado…


y en la tele resulta que es temporada de películas románticas (¡¡Manda narices!!), esas que te provocan la lagrimilla porque al final siempre él se da cuenta de que ella es la mujer de su vida y se tira, si es preciso, al río, para ir a su encuentro (ella casualmente ese día ha decidido dar un paseo en barca… – como si dar un paseo en barca fuese lo más normal del mundo -) y él, calado de arriba abajo logra subir a la barquita con una facilidad pasmosa ¡¡¡como si hacer eso fuese fácil ¡!! …y se besan y todo se supone que, a partir de ahí, la felicidad está instalada para siempre jamás con ellos…. ¿Y cuando oyes su nombre por todas partes o lo ves en todos los rótulos y furgonetas que se te van cruzando? o parece que lo ves por todos los sitios a los que vas… Y ¿qué me decís de la cantidad de chocolate y otras variantes de dulces que nos da por comer para saciar ese vacío inmenso que se te queda cuando te han dejado o has tenido un desengaño amoroso?

mariposas en el estómago

Y es que es sorprendente el poder de la mente para permitir lo que no quieres admitir… porque sí, puede que nos haya dejado o puede que nos hayamos dado cuenta de que ese hombre no nos convenía en absoluto y nuestra parte racional lo sabe perfectamente… pero en esos   momentos lo único que tu parte visceral piensa es “Rose, ese chico, en el fondo, es maravilloso, sólo es cuestión de tiempo…., deberías hacer algo como:  

Pero, visto lo visto, al final al único al que le importa que tengas buen corazón es al cardiólogo… así que ahí he estado, en silencio estos días para ver si se me iba el “mono” de contactar de nuevo con el malo-malote… mientras buscaba chocolate por toda la casa y pedía al cielo que para la próxima vez me avise con una música especial que eche a correr conforme me cruce con otro chico que no me convenga en absoluto (como pasa en las pelis de miedo..)  

Y vosotr@s… ¿Qué hacéis cuando habéis tenido un desengaño amoroso? ¿Qué canciones escucháis? ¿Qué coméis? ¿Qué pensáis? ¿Qué pensarán ellos de esto del amor? ¿Nos echan de menos? ¿Se acuerdan de nosotras? ¿Habéis tenido relaciones con personas que tenían el mismo nombre?

                                                                                              ¡¡Espero vuestros comentarios!!