Este corazón está en modo inventario…

corazón roto reparación
Dicen por ahí que si empiezas una relación con alguien que no ha superado su relación anterior, es como si te vistes de un amor usado… Y así he estado yo estas semanas… tratando de esperar ese tiempo necesario para no hilar una historia de amor con otra… porque la última vez que lo hice, al chico con el que estaba no paraba de llamarlo con el nombre del susodicho con el que acababa de romper… Y no veáis la vergüenza que me daba cuando, al darme cuenta de que había pronunciado un nombre que no era “en plena faena”, quería que la tierra me tragase al ver la cara de asombro que se le quedaba al chico en cuestión… ainsssss


Ahora mi Plan “A” es no ser el Plan “B” de nadie


El problema es que una nunca sabe cuánto es el tiempo que tiene que esperar entre relación y relación para que se considere “correcto” y que no mezcles cosas de unos con otro… aggggghhh

dejar de pensar en alguien

Así que –pensé – “Rose espera unos días antes de volver a la carga… Eso o busca a un chico con potencial para ser el hombre de tu vida que se llame igual que ese malo-malote que te ha dejado una huella tan imborrable… Y mira que ya sabías que eso te podía pasar… agggghhh”


Te lo dije

Cordialmente, tu intuición 😉

Pues ahí he estado, en modo “Inventario” con el cartel de “Este corazón no está en venta” colgado de mi pecho… – como dice mi bendita madre, a dramatismo no me gana nadie… jijijijij….- Y no sé si os pasa a vosotr@s, pero después de ese desengaño amoroso con el piratilla, no puedo parar de escuchar canciones ñoñas… De hecho, el pobre CD de Alex Ubago lo tengo ya rayado de tanto ponerlo… Y es que ¿qué haríamos sin esas canciones con cuya letra nos sentimos identificadas en cada momento? Ainsssss

Pobre Alex Ubago… a ese chico le ha pasado de todo en sus relaciones… Mira que no salirle una limpia… Creo que deberíamos invitarlo al grupo para que se desahogue con nosotras y vaya aprendiendo de todas nuestras experiencias, ¿no os parece?

recuerdos canciones memoria

Y parece que, después de romper con alguien, todo (absolutamente todo) te recuerda a él…parece que todo conspira para evitar que te olvides de él… los que pasan a tu alrededor ese día se han puesto el perfume que solía utilizar el susodicho, y en la radio no paran de sonar canciones de amor que te hacen recordar lo que puedo haber sido y ya no fue…

Olvidar el pasado no es lo difícil, sino dejar de acordarte del futuro que imaginaste… y recuperar el tiempo que le has dedicado…


y en la tele resulta que es temporada de películas románticas (¡¡Manda narices!!), esas que te provocan la lagrimilla porque al final siempre él se da cuenta de que ella es la mujer de su vida y se tira, si es preciso, al río, para ir a su encuentro (ella casualmente ese día ha decidido dar un paseo en barca… – como si dar un paseo en barca fuese lo más normal del mundo -) y él, calado de arriba abajo logra subir a la barquita con una facilidad pasmosa ¡¡¡como si hacer eso fuese fácil ¡!! …y se besan y todo se supone que, a partir de ahí, la felicidad está instalada para siempre jamás con ellos…. ¿Y cuando oyes su nombre por todas partes o lo ves en todos los rótulos y furgonetas que se te van cruzando? o parece que lo ves por todos los sitios a los que vas… Y ¿qué me decís de la cantidad de chocolate y otras variantes de dulces que nos da por comer para saciar ese vacío inmenso que se te queda cuando te han dejado o has tenido un desengaño amoroso?

mariposas en el estómago

Y es que es sorprendente el poder de la mente para permitir lo que no quieres admitir… porque sí, puede que nos haya dejado o puede que nos hayamos dado cuenta de que ese hombre no nos convenía en absoluto y nuestra parte racional lo sabe perfectamente… pero en esos   momentos lo único que tu parte visceral piensa es “Rose, ese chico, en el fondo, es maravilloso, sólo es cuestión de tiempo…., deberías hacer algo como:  

Pero, visto lo visto, al final al único al que le importa que tengas buen corazón es al cardiólogo… así que ahí he estado, en silencio estos días para ver si se me iba el “mono” de contactar de nuevo con el malo-malote… mientras buscaba chocolate por toda la casa y pedía al cielo que para la próxima vez me avise con una música especial que eche a correr conforme me cruce con otro chico que no me convenga en absoluto (como pasa en las pelis de miedo..)  

Y vosotr@s… ¿Qué hacéis cuando habéis tenido un desengaño amoroso? ¿Qué canciones escucháis? ¿Qué coméis? ¿Qué pensáis? ¿Qué pensarán ellos de esto del amor? ¿Nos echan de menos? ¿Se acuerdan de nosotras? ¿Habéis tenido relaciones con personas que tenían el mismo nombre?

                                                                                              ¡¡Espero vuestros comentarios!!

Esos detalles inesperados que te dejan sin habla, sin capacidad de reacción…

Wowwwwww….. tengo un notición que daros!!!!!📣📣📣

El otro día me sorprendieron por primera vez en mi vida con un detallazo que me dejó boquiabierta… con la literalidad de la palabra boquiabierta…. sí!!! No fue nada material, fue un simple gesto, pero a mis 40 años, nunca un hombre había hecho nada así por mí… ¡ Y me encantó!😍😍😍


En todas las relaciones que he tenido, la “detallista” siempre he sido yo, la que se ha currado todos los regalos de cumpleaños y de no cumpleaños, la que se ha emocionado pensando en cómo sorprender al susodicho para que, como dicen los expertos, “la chispa no se apague”… Ayayayyy que «máster» les daba yo a esos “expertos del amor”….


Hasta ese momento sólo había recibido detalles del tipo…

detalles-que-enamoran-iv

Y es que eso de no estar acostumbrada a recibir cosas bonitas de ellos es lo que tiene, que

cuando un hombre decide ser diferente y sorprenderte, una se queda pensando ¡Aquí hay cámara oculta!…


hasta que se da cuenta de que no, de que ese detalle es sincero y no hay ni trampa ni cartón…


Pero es ahí entonces, en ese preciso momento, cuando mi Rose romántica se da cuenta de que eso que está pasando es real y va dedicado a mí, ¡sí, exclusivamente para mí!, cuando mi corazón empieza a latir con fuerza (¿sabéis de esa sensación de notar los latidos del corazón en tu cabeza? ¿es eso normal, verdad? 😂😂😂)


Entonces es cuando mi mente empieza a viajar al futuro pensando ¡Sí, Rose! ¡Este es el hombre de tu vida!💃💃💃 Y ese detalle que ha tenido contigo sólo es el inicio de todos los que va a seguir teniendo de aquí al infinito y más allá!!!!! ¡¡¡¡porque sí, porque él es así, detallista como nadie, un hombre de los que se desvive por ti!!

detalles-que-enamoran-ii

Y, no siendo conscientes de que nuestra mente se nos está yendo de las manos, es cuando volamos hasta el momento de verlo como el padre de los hijos maravillosos que vamos a tener y que, por cierto, se portan como los ángeles de bien… Y nos visualizo como una pareja de viejecitos felices y ahí, pienso


“Rose, eso es maravilloso, porque los “expertos” dicen que si la idea de verte con él de viejecita te hace sonreír, es que es tu “media naranja”


Y ahí mi Rose enamoradiza se pone a pegar saltos por toda la casa, moviendo los brazos de arriba abajo hasta que la esquina de la mesa del salón la para en seco… ayyyyy….😖 
¡Lo que es la mente para estas cosas!! ¿no creéis?


De un detalle aislado, nosotras lo encumbramos y el damos el valor de un diamante (que lo tiene, sí), y pensamos que ese detalle es lo que caracteriza a esa persona y que es sólo la muestra de lo que ese hombre está dispuesto a hacer por nosotras… porque, otra cosa no, pero


ese mínimo detalle es capaz de volvernos locas de amor por él, aunque nunca antes haya tenido esa actitud con nosotras…


Con ese detalle, el físico deja de importarnos de golpe, porque lo vemos como el hombre más guapo del mundo; su forma de vestir nos parece “maravillosamente solucionable” y lo idealizamos cual “Adonis”… si ronca no nos importa, porque nos decimos a nosotras mismas que eso es porque a nuestro lado duerme tan a gusto que respira profundamente; que esas cosas con las que se le pegan los ojos al despertarse no son legañas, sino lágrimas pegadas de la emoción de haber dormido a nuestro lado..


Y ahí corremos el peligro de saltar de la cama para hacerle el desayuno y de empezar a organizar sorpresas para que siga tan encandilado con nosotras que su motivación para tener detalles con nosotras no decaiga.… Y nos volvemos a meter en la espiral de querer ser más detallistas que ellos….


Y en esas estoy ahora, intentando controlarme, diciéndome a mí misma, ¡Rose, tú quietecita esperando a ver si ese detalle lo calificamos de expediente X o no! Intentando quitar importancia a ese detalle para no iniciar un viaje que puede terminar en caída en picado al abismo de la realidad…


detalles-que-enamoran-v

Y es que las películas románticas y los cuentos de princesas han hecho mucho daño a las mujeres de mi generación (de eso hablaré en los próximos posts…)

¿Vosotras también sois detallistas al extremo con los susodichos que se cruzan en vuestro camino? ¿Han tenido con vosotras algún detalle que os ha sorprendido?


P.D. Al caballero que me sorprendió con ese detalle he de decirle que como continúe en esa línea, corre el peligro de que me prende locamente por él… porque si con un detalle mi mente ha viajado tan lejos, no sé qué puede pasar si esos detalles continúan y van a más…❤❤❤

Querido invierno, déjate ya de bromitas…



En invierno porque hace frío y en verano porque hace calor… sea como sea cualquier estación es buena para echar de menos eso de tener pareja…


¿Cómo llevas tú esto de que haga tanto frío y tengas que dormir sol@?


No sé si os pasa a vosotr@s pero …. Uffff… con esta ola siberiana que estamos sufriendo desde hace unos días,  no apetece para nada salir a la calle y, claro, tu mente sólo piensa en ¡Uyyyyy… Rose con lo bien que estarías acompañada de un hombre con el que poder acurrucarte en el sofá tapaditos con una manta y abrazados viendo una peli romántica…. ¿Suena de vicio, verdad?


Es entonces cuando mi Rose sensata aparece y me dice que esa escena dista mucho de la realidad, por lo menos, de mi realidad….


De hecho, la última vez que quedé con un chico, como estaba lloviendo a cántaros, decidimos organizar una cenita romántica en mi casa y una sesión de pelis… El plan era perfecto:


yo pensaba demostrarle mis dotes culinarias y me ofrecí a preparar una cena deliciosa…él sólo tenía que poner el postre y el vino…


Y todo iba sobre ruedas hasta que, mientras se asaba el pescado en el horno, me puse a hablar con mi amiga Blanche por teléfono, para compartir la alegría de tener una cita romántica en toda regla….

querido-invierno-2

Lo malo es que, con la emoción que llevaba encima, no noté que el pescado se empezaba a quemar hasta que la casa se empezó a llenar de humo…

querido-invierno-3


Y, ¡oh, Dios Mío! fue en ese momento cuando el chico llamó a la puerta y se topó con una espesa niebla que ni en Londres…  ¡Menos mal que él venía con un resfriado de aúpa y no notó el olor!


Así que entró en casa dándome un beso que duró menos de lo esperado, porque él, al tener la nariz taponada, sólo podía respirar por la boca, con lo que casi se me ahoga besándome…


Aun así, mi Rose optimista no paraba de repetirme:

¡Venga que estas pruebas van a hacer que, a partir de hoy, estéis más unidos!


Pese a que el pescado estaba incomible, él no paraba de repetir que estaba delicioso mientras le pegaba un buen trago a la copa de vino… Mi Rose romántica pensaba: ¿Ves, todo va de maravilla!! Y botella y media de vino después,  decidimos pasar directamente al sofá para ver la peli acurrucaditos, pero la foto de los dos era más cercana a una peli de miedo que a una peli romántica…


A él se le habían puesto los ojos rojos como platos, mezcla del resfriado que llevaba, mezcla del humo denso que seguía impregnando la casa… Así que no podía parar de llorar…


A mí, por mi parte, no paraban de cerrárseme los ojos y de dar cabezadas, mezcla del cansancio acumulado de toda la semana, mezcla del vino que me había pimplado en la cena…


Así que, visto lo visto, decidimos dar por terminada la velada y posponer la peli para otro día…


Y pasamos a la cama… ¡sí! –pensaréis- ahora viene ese momento mágico!!

querido-invierno-4

Cuántos momentos íntimos habrán roto un … Joder! Qué pies más fríos!!!!


Pues no, no hubo nada de nada… Él, conforme se acostó, se quedó dormido y empezó a roncar como si no hubiese un mañana (¡qué capacidad pulmonar tenía el susodicho!!)

querido-invierno-5

y yo, poco acostumbrada a que él se quedase a dormir, no paraba de dar vueltas en la cama… Viendo que la noche no daba para más, decidí “ponerme cómoda”: cambié el conjunto de lencería súper sexy que me había comprado para la ocasión, por mi pijama de franela de “pantalones cagones” (bien anchotes), a conjunto con mis calcetines gordos calentitos… Y así sí que pude conciliar el sueño…

querido-invierno-6

Una vez que empezó a entrar la luz en la habitación, decidí sorprenderlo con un buen desayuno “romántico”… Y vaya si lo sorprendí, porque cuando él se despertó y me vio en la cocina con mi pijama de franela,  los “ojos de panda” y esos rizos de loca  modo Bob Marley que llevaba (con la emoción ni se me había ocurrido mirarme al espejo), pegó un grito de susto, se vistió a toda prisa y se marchó como alma que lleva el diablo, lanzándome un beso desde la puerta y diciéndome –creo-: “Ya hablamos”…..

Y digo creo, porque esa mañana su resfriado se había agudizado y casi ni le salía la voz… así que debí de entenderlo mal… porque, de momento, no he recibido respuesta suya…  Y él siempre me ha dicho que lo nuestro fue amor a primera vista…. 🙂


Lo que sí está claro es que todas las mujeres merecemos un hombre que nos mire como la primera vez, aunque sea en pijama de franela, ¿no creéis?


¿Habéis tenido alguna situación de este tipo por querer tener un momento romántico con vuestra pareja?

¿Sois de la opinión de mi amiga Amelie, que dice que toda mujer debe levantarse siempre antes que el hombre para arreglarse y así siempre la vean espectacular?

Agradecería vuestros comentarios y sugerencias para poder ir aclarándome antes de que se acabe el invierno 😉