San Valentín

San Valentín is coming again

No os vais a creer lo que me ha pasado este último mes… Conocí a un chico por casualidad hace unas semanas y como se acerca el día de los enamorados no sé cómo actuar… así que necesito vuestro consejo cuanto antes… Os cuento:

Veréis… tropezamos un día casi literalmente el uno con el otro en un sitio más que inesperado… Yo iba ese día acompañando a mi amiga Blanche a sus clases de salsa a regañadientes, ya que no me apetecía nada moverme de mi sofá con el frío que hacía esa tarde, pero mi conciencia no me permitía ni ver a una de mis mejores amigas diciéndome que le hacía ilusión aprender a bailar salsa conmigo, ni mis lorcitas a los lados de mi cuerpo me permitían seguir quedándome sentada por más tiempo…


– y digo “lorcitas” por llamar de alguna forma cariñosa a esos flotadores que se instalan alrededor de tu cintura y que se pegan a tu cuerpo mejor que el pegamento ese súper rápido – 😱




Así que allí nos presentamos Blanche y yo, y allí fue donde lo conocí y donde empezó todo (os contaré toda la historia en detalle en breve, os lo prometo 😉) .

Esben – creo que se llama así -, parece un chico súper especial… y digo “parece” porque lo conozco poquito tiempo, pero es que, encima, es extranjero (de Noruega, por lo que he llegado a entender) y, aunque el lenguaje del amor es universal, Esben está aprendiendo español y sólo habla palabras sueltas en inglés, así que


a veces nos entendemos y otras veces, directamente, nos besamos… pero nos llevamos bien… 😜



Y como lo conozco sólo desde hace unas semanas, no sé si quiere algo más que un simple “rollo” conmigo, ni tampoco yo sé si quiero algo más con él… vamos, que todavía no sé hacia dónde va la relación… y el problema principal viene ahora que se acerca San Valentín, ya que como todos vosotr@s sabéis (http://roseapelton.com/como-otra-vez-san-valentin/), soy una apasionada defensora de celebrar el amor, especialmente en el Día de los Enamorados… pero, claro, con el poco tiempo que llevo saliendo con este chico, no sé yo si darme el gusto y proponerle quedar a cenar ese día – así directa al grano como quien no quiere la cosa-, o quedarme en casita en pijama esperando a que venga ese Cupido que tantos años me ha estado “engañando” a mí y a un@s cuant@s más solter@s del mundo y explicárselo…
Es más, estoy pensando en que si este año no me doy el gusto de celebrarlo por todo lo alto, esa noche voy a organizar una manifestación -ahora que se llevan tanto- para congregar a tod@s l@s solter@s del mundo y que cada uno pueda explicar a Cupido cara a cara -quizás hacerle un esquema puede ser mejor opción-, de qué tipo de pareja va buscando cada un@ de nosotros, a ver si así el próximo año podemos celebrarlo mundialmente por todo lo alto como manda la tradición… 

Porque ¡¡¡menuda rachita lleva este San Valentín dichoso!!! 🧐 Aunque igual todos estos años ha estado pasando olímpicamente de mí y me ha asignado a un becario en prácticas que está aprendiendo conmigo a trompicones, o se aburre mucho y quiere reírse a mi costa adjudicándome hombres anti-detallistas, anti-romanticismo y con auténtico pánico al compromiso… – ¡¡¡va a ser eso!!!


¡¡¡A que ahora resulta que Rose Apelton está alcanzando récords de máxima audiencia en la sección de Humor Negro de Tele Cupido!!! Agrrrrrr….




Pues bien, como os digo, todavía no me ha dado tiempo a descubrir si este vikingo al que estoy conociendo tiene un lado romántico, pero algunos detalles sí ha tenido conmigo, así que, si al final no es como los demás susodichos que he conocido a lo largo de mis 43 añitos,


espero que cuando saque a florecer su lado romántico no se pase, porque una no está acostumbrada al exceso de palabras edulcoradas y mis niveles de azúcar pueden subir considerablemente…


Pero mientras tanto, no sé si quiero arriesgarme a proponerle cenar el día de San Valentín juntos, no vaya a ser que, si lo hago, se asuste y eche a correr y no me dé más opción a seguir conociéndole… ainsssss…

En principio parece que es tierno, dulce y risueño y que le gustan los detalles… y ahí es donde me surge la segunda duda, ya que como sabe que soy una fiel defensora de celebrar el día de los Enamorados – de eso doy fe que se ha enterado bien -, no sé si ese día aparecerá o no con algún detallito para mí y, si yo no he comprado nada para él, temo quedarme con cara de panoli intentando hacerme la sorprendida…



Ufffff… ya veis que hoy sí que necesito de vuestros consejos urgentísimos… porque se acerca el día y no sé cómo actuar:

¿Le propongo una cena para ese día aunque sólo llevamos unas semanas conociéndonos? ¿Se asustará si lo hago?

¿Le compro algún detalle para regalarle en caso de que él me sorprenda con algo? o ¿le doy el regalo aunque él no me haya comprado nada?

¿Qué se le regala a un chico con el que sólo has quedado tres fines de semana pero que es la excusa perfecta para poder celebrar este año San Valentín? 🤦‍♀️

Author


Avatar