Good Contents Are Everywhere, But Here, We Deliver The Best of The Best.Please Hold on!
Data is Loading...
Your address will show here +12 34 56 78
Historias de solteras, Verano, Viajes

¡¡OMG!!, casi sin darme cuenta, ha pasado otra vez el verano y sigo sin pareja 🤦‍♀️ ainsss… Con la de “vueltas al cole” que daría agarrada de la mano de ese hombre especial que sé que me está esperando en algún sitio… 💞

Menos mal que siempre están las amigas para poder hacer planes con ellas y no sentir esa soledad que se pega a ti cual traje de neopreno en los días en que estás más flojilla mentalmente y te da por pensar en que si, no haber encontrado a nadie durante todos estos años, se deberá a que una es muy rara y “exigente”, o, a que sólo se me cruzan hombres raros que no son para mi…🤔




Y fue gracias a ellas, a mis amigas, que pude disfrutar de un fin de semana de risas y confidencias en la playita, aprovechando para celebrar que Dorothy había conocido a un chico que tiene todas las nominaciones para ser candidato a hombre de su vida.

Así que decidimos alquilar un apartamento para pasar el fin de semana y allí que nos fuimos Tifanny, Khalesi, Blanche y yo; y ¡¡menudo fin de semana pasamos!! 💃💃💃

Os cuento:

Llegamos el viernes por la tarde al apartamento y no veáis lo ambientado que estaba:

era un ático con una amplia terraza, desde el que se veía el mar ¡¡una pasada!! Y decorado con todo lujo de detalles y, digo con todo lujo, porque las paredes estaban repletas de cosas colgadas y los muebles llenos de objetos sin orden ni conexión alguna… ¡vamos que a los dueños les gustaba el arte rococó estilo playero! ¿sabéis esas figuritas que venden como suvenir pero que nunca encuentras dónde colocarlas? Pues ellos lo habían hecho en la pared… ahí lo dejo…

Aquí entra Marie Kondo y empieza a hiperventilar o le da un ataque de pánico, ¡seguro!

Aunque, esas paredes con ese caos decorativo me recordaron al lío que tengo actualmente dentro de mí, porque no sé cómo ni dónde colocar cada uno de los sentimientos que me provocó el último susodicho que se ha cruzado en mi vida (http://roseapelton.com/san-valentin-is-coming-again/ ).




Conforme llegamos, deshicimos las maletas y nos bajamos al pueblo a buscar un supermercado donde poder comprar comida, bebida, y lima y hierbabuena, para que Tifanny pudiera prepararnos esos mojitos que le salen tan ricos – ella siempre viaja con su botellita de angostura, por si se presenta la ocasión de poner en práctica sus excelentes dotes con los cócteles… ainsss… así es Tifanny 😍😍😍 -.

Camino del supermercado vimos una terraza de un bar repleta de chicos que acababan de llegar de bucear, y no pudimos resistir la tentación de sentarnos “a mirar” y pedirnos unas cervezas mientras tanto – En estos casos, Tifanny es siempre la que más miradas atrae, y así fue también esta vez-. Empezamos a hablar, a comentar sobre los chicos que estaban sentados, tratando de analizar cómo eran y si había posibilidades con alguno. Y, entre miradas y risas, al final acabamos cenando todos juntos.

He de deciros que entre ellos había algunos chicos guapetones y otros que eran “más difíciles de describir”, pero muy agradables (ummmmm …. ¿es eso lo que se dice cuando alguien no te atrae nada, pero no quieres ser políticamente incorrecta?) Y que, después de la cena, cada mochuelo se fue a su olivo, pero no sin que antes Tifanny quedase con uno de ellos para el día siguiente en la playa, y prometer al resto que, por la tarde, prepararía mojitos para todos, claro está, si encontraba los ingredientes para ello en el supermercado por la mañana, porque – como era de esperar – al entretenernos con esos chicos, no llegamos al supermercado… es más, se nos olvidó completamente… 😂😂😂

Apañados los planes para el día siguiente, cuando me fui a levantar recordé que no estaba acostumbrada a beber y no veáis los giros que daba mi cabeza, era como si estuviese subida en un barco navegando en un mar con fuerte marejadilla, y me entraron unas ganas locas de agarrarme a uno de esos chicos guapetones con los que estábamos y rogarle que no me soltara, que yo era la sirena que andaba buscando…

Y es que el alcohol, a veces, tiene el efecto en mí de provocarme una risa imparable, pero otras, me pone extremadamente sensiblera.




Al final, me controlé como pude y, sin perder esa sonrisa que se le queda a una cuando ha bebido un poquito de más, conseguí llegar al apartamento y acostarme en la cama. 

Como sólo había dos camas, nos tocaba compartirla, y mi compañera de sueños ese finde fue Blanche. Como sabéis,




Mi amiga Blanche es de las segundas, de esas personas a las que le cuesta sentirse despierta y a las que, hasta que no ha desayunado, no es ella. Pero, esa mañana cuando abrí los ojos y vi como me miró, intuí que había pasado algo, sobre todo cuando le pregunté si había descansado y me respondió con un ¡NO! tajante…

Ahí fue cuando mi Rose sensiblera empezó a temblar y a pensar en qué podría haberle pasado para que reaccionara así, aunque enseguida se me pasó, porque yo soy de esas personas que se despiertan con una sonrisa y con ganas de cantar y bailar… y sé que eso, a veces, desespera a los que no tienen tanta energía matutina…

Pero, conforme iba avanzando el desayuno, Blanche seguía seria y distante, así que decidí preguntarle de nuevo si la falta de descanso se debía a alguna pesadilla, a lo que me respondió que no.

Como sé que ella es muy políticamente correcta y que le cuesta sincerarse a veces, sobre todo, si se trata de criticar a alguien, y como a insistente no me gana nadie, volví a preguntarle si es que no había podido dormir porque me había movido mucho esa noche, a lo que me dijo que sí, que no había parado de moverme en toda la noche, pero que quizá se debía a alguna pesadilla que había podido tener.

He de reconocer que…




Vamos, que soy un culo inquieto hasta para dormir… y entre eso y que mi amiga Blanche es del tipo de personas a las que le cuesta conciliar el sueño, creo que le debí dar una mala noche. Bueno, eso y que al final me soltó la bomba de la causa de sus desvelos. Me dijo:

“Rose es que no paraste de roncar en toda la noche… Bueno, más que ronquidos eran sonidos tipo “bufalito en celo” lo que salían por tu garganta”

Esas palabras se me quedaron clavadas en mi alma y desearon que la tierra me engullese, porque hasta ese momento, nunca nadie me había dicho que roncaba… y pensar que he podido hacerlo todo este tiempo atrás mientras dormía con los susodichos que han pasado por mi vida, me hacía morirme de vergüenza… porque eso de que una mujer ronque no está bien visto ¿o sí? Ainssss… no veais lo que me impactó saber que, además de no parar de moverme mientras duermo también ronco:

mi miedo más profundo era que el hombre de mi vida roncase más fuerte que mi padre y ahora descubro que esa roncadora soy yo… agggggrrrr…

Dicen por ahí “Ríe y el mundo reirá contigo… Ronca y dormirás sol@… “ pero creo que




¿Será por eso, porque ronco, por lo que no he podido retener a ningún hombre en mi vida? ¿Alguna vez os han dicho que roncáis? ¿Creéis que eso de que sea la mujer la que ronque tira para atrás a los hombres? Y ahora que lo sé ¿cómo voy a poder conciliar el sueño cuando se presente la ocasión de dormir con alguien?

¡¡¡S.O.S.!!!
Necesito vuestros consejos urgentemente… ainssss…

0

Historias de solteras, Sexo, Verano


El hecho de que se celebre el Día Internacional del Orgasmo Femenino da que pensar ¿no os parece?… aunque, para ser sincera, he de confesaros que, a veces, lograr llegar al orgasmo en pareja cuesta tanto, que quien lo logra es para ponerle un monumento, darle un Óscar o premiarle con todos los honores.

Soy consciente de que para conseguir el disfrute, debes conocer tu cuerpo y tus zonas de placer a fondo… Y mira que esa asignatura la aprobé hace años y, hoy en día, disfruto con él y de él a menudo, vamos, que sé cómo y cuándo provocarme placer, cómo llegar al clímax cuando estoy yo sola, pero la cosa cambia cuando se trata de que otra persona, que no se ha molestado en conocer tu geografía, lo consiga.


Y mira que me he encontrado con susodichos que han puesto todo el empeño del mundo en intentar que me excitase hasta gritar de placer, pero ná de ná… ainsss…




A ver chicos del mundo:

una cosa es frotar el clítoris con cierta cadencia, mezclando ternura y ritmo, y otra cosa es que frotéis la zona con los dedos con una fuerza tal como si quisieseis hacer aparecer al genio de la lámpara…
Así, os aseguro que el único genio que aparece es el nuestro… bueno, más que el genio nuestro, nos sale el ingenio, de intentar movernos un poco, de reconduciros la mano o de distraeros un ratito para que dejéis de frotar, so peligro de que eso al final prenda fuego, igual que sucede cuando frotas fuertemente dos palos.

Tened en cuenta que, si hacéis caso omiso de esas señales de “alerta: peligro de que tu táctica de provocar el orgasmo en ella se vaya al traste”, nosotras no tenemos más remedio que frenaros en seco o empezar a fijarnos en el mobiliario que nos rodea, tratando de decirnos, “venga Rose, ten un poco de paciencia, que el pobrecito está poniendo interés… “.

Pero la paciencia se agota y – me reconoceréis que-, en esto del placer sexual, no todo es cuestión de ponerle interés… Hay que escuchar a lo que necesita la otra persona… Y con escuchar no me refiero a los gritos de placer que nos salen a veces…

Ese “Oh Dios mío” a veces significa “Oh Dios mío, pero qué he hecho yo para estar con esa lengua metida en mis partes que va sin rumbo ni concierto y que parece que en cualquier momento se vaya a desintegrar o me vaya a absorber el clítoris como si me engullese un agujero negro…”.




Hay que escuchar la entonación con que jadeamos mientras algún miembro de vuestro cuerpo está tratando de estimularnos sexualmente, y, sobre todo, no tratar de imitar lo que se cuenta en los libros tipo “Cincuenta Sombras de Grey”, que ¡¡mira que han hecho daño en esto de las relaciones sexuales!!, porque los susodichos que me he ido encontrando estos últimos años, tratan de emular al protagonista ese multi millonario, masoquista y traumatizado, con sus prácticas sexuales y no siempre consiguen que se nos caiga la baba de placer como lo hacía con la chica… Es, más bien al contrario:

esa palmadita en el culo, ese cogernos del pelo como si fuésemos un caballo desbocado, más que subirnos la libido, incrementa nuestra mala leche cuando no paráis de hacerlo una y otra vez… y el ¡hummmm! inicial, pasa a un ¡hummmm… eso ni lo sueñes!! porque como se te ocurra volver a darme otro azote en el culo, te voy a hacer ventosa dentro de mí tan fuertemente que no puedas ni respirar.




Pero igual que hay historias de terror para conseguir llegar al orgasmo, también hay hombres que lo hacen muy, pero que muy requetebién, y que te generan adicción (porque no puedes parar de decir: “Sigue, sigue…”, “Quiero más…”), pero que al mismo tiempo sacan tu instinto asesino, y no puedes evitar gritar “Si paras ahora ¡te mato! “

Y ahora me pregunto, ¿Eso se puede considerar “amenaza”? porque los instintos y las ganas de hacerlo en caso de que pare son reales… No puedo pensar si esa amenaza se convertiría en real si al susodicho se le ocurriera parar en el momento justo antes de que yo llegase al orgasmo… creo que eso puede hacer perder los papeles a la chica más cuerda del mundo, ¿no creéis?




Mira que da gusto tener sexo con otra persona y que las dos puedan llegar al clímax simplemente dejándose llevar el uno por el otro, dejándose sentir y escuchándose mutuamente… sin tapujos ni tabúes, sintiendo tu cuerpo con la perfección que tiene, sin complejos, sólo dispuesto a recibir placer y a entregarlo a cambio de más placer… pero

¿es verdad eso de que para que sea perfecto los dos tenemos que llegar al orgasmo al mismo tiempo? Porque a mí eso me parece el más difícil todavía…. agrrrr

Ainssss… espero que algún día eso sea lo normal en las relaciones sexuales y que toda mujer del mundo pueda sentir el placer al máximo nivel que sea capaz de experimentar… Sólo así mejorará nuestra comunicación entre hombres y mujeres, porque seremos capaz de comprender que esto del orgasmo es más un camino de disfrutar que la meta final… ¿Estáis conmigo? ¿por qué creéis que se necesita celebrar el día internacional del orgasmo femenino?
3

Amor online, Primavera, Viajes

¿Qué se hace cuando te han vuelto a romper el corazón por enésima vez? ¿Sabéis cuántas roturas más puede aguantar un corazón como máximo antes de perder su función de amar? Esas son algunas de las preguntas que me estoy haciendo estos días después de que ese chico tan “especial» con el que estaba saliendo, me dijese que no me quería y que prefería que dejásemos de estar en contacto.



Os cuento qué pasó:

¿Os acordáis del chico noruego con el que quedé para San Valentín (http://roseapelton.com/san-valentin-is-coming-again/)? Pues bien, como lo veía tan especial, siguiendo vuestros consejos, decidí apostar por conocerlo más y dejarme llevar por mis sentimientos, y desde aquel día hemos ido saliendo e intimando para ir entendiéndonos mejor. Sí, digo entendiéndonos, porque, como os comenté, sólo hablaba noruego y su inglés y español era escasito, pero, aunque, parezca mentira, nos comunicábamos muy bien… sobre todo en los momentos más íntimos… Y es que era ahí donde sacaba ese vikingo que llevaba dentro y se volvía, literalmente, “explosivo” como nunca antes alguien lo había sido conmigo… Así que me tenía atrapada entre sus “encantos” y los míos… y desde San Valentín no he tenido tiempo nada más que para trabajar y para estar con él… De ahí la intensidad de la relación… y la razón de que no me haya comunicado con vosotr@s estos meses.




Pero hace unas semanas, él se tuvo que ir a trabajar a Siberia (no sé si os conté que era científico y estaba llevando a cabo una investigación para explorar los bajos marinos… y, ahora que lo pienso, de ahí la destreza que tenía para tomarse su tiempo explorando conmigo… jajajaja).

En una de las fotos que me envió mientras estaba de viaje vi a una chica entre el grupo que estaba muy cerquita de él y, al preguntarle por Whatsapp que quién era, me dijo que se trataba de una de sus ex-parejas… En ese momento, sentí cómo se me hacía un nudo en el estómago y le pregunté que porqué no me lo había dicho antes de irse…  A lo que él me respondió que no tenía porqué darme explicaciones, porque él practicaba el «amor libre», algo así – creí entender – como mantener relaciones con las personas que, en cada momento, desease. Me dijo que yo le gustaba mucho pero no tanto como para renunciar a eso, a su libertad… y ahí fue cuando mi maravilloso mundo con él empezó a desintegrarse…




¿sabéis de la sensación cuando crees que te han puesto una cámara oculta?

Pues así me sentí yo…

No veáis cómo empecé a visualizar a mis anteriores parejas como si se tratara del resumen previo de una telenovela, en la que aparece “En capítulos anteriores…” y termina con un “What the Fuck is happening?” (vamos, lo que en español es ¿pero qué coño está pasando en tu vida, Rose Apelton?




Los que me conocéis un poquito sabéis que yo paso de compartir cama y parejas, que ya bastante tengo con apañarme con uno sólo, y que al hombre que esté conmigo le exijo que firme “cláusula de exclusividad” durante el tiempo que estemos juntos… Pero en estas circunstancias, la de dudas que se me generaron al escucharle decir lo de “amor libre” de su boca con ese acento noruego-español tan bien pronunciado…

Sobre todo tenía pánico a perderle, ese miedo irracional que te entra al pensar que si le dices lo que piensas, nunca más lo vas a volver a ver (ni a sentir)… esa sensación extremadamente dura de saber que si hablas, vuelves a quedarte sola solita sola de nuevo… ese miedo a pensar que lo vas a perder cuando ni siquiera ha tenido tiempo de conocerte bien.

Pero al final recordé lo que mi abuelita siempre decía:

“Rose, cuando alguien se aleja, es porque no es para ti…

porque – según decía ella-




Así que, aun a riesgo de perderle, me armé de valor y se lo dije…

Le pedí que me diese su palabra de que no iba a liarse con su ex, a lo que él me respondió que lo que le estaba pidiendo era imposible, sobre todo porque él no sentía por mí algo tan especial como para cambiar eso y que creía que nunca iba a sentirlo conmigo, así que –sentenció- lo mejor era cortar toda comunicación y dejar que cada uno continuase con su vida…Y así fue… Ahí fue cuando me dí cuenta de que él me bloqueó en todas sus redes sociales y en Whatsapp, dándome cuenta de que lo nuestro fue para él, simplemente, una aventura con una española durante unos meses en los que le vino bien conocer un poco más de las costumbres españolas y aprender algo del idioma… pero nada más… Y  yo lo entiendo perfectamente y le agradezco todo lo maravilloso que he experimentado con él, pero 

¿qué se hace con todos los sentimientos que se me habían ido despertando hacia él?




Porque enamorada no estaba, pero sí empezaba a sentir un cariño bonito hacia él, hacia su alma… algo especial que, según mi percepción, prometía… Y no veáis las ganas de volver a sentir sus besos, sus abrazos… aunque sea sólo a modo de despedida… porque cuando le dije adiós antes de partir a su viaje de regreso, nunca habría podido imaginarme que era un adiós definitivo (sólo de escribirlo mientras os lo cuento me da una sensación de vértigo increíble… ainssss)…

Pero lo cierto es que ahí se quedó todo, en una despedida virtual y en un amor que no sé si fue real o no… Lo que sí es cierto es que esto me ha demostrado una vez más que lo que yo percibo y lo que ellos sienten es radicalmente distinto… Y no sé ya que hacer para no caer de nuevo en el mismo error… Uggggrrrrrr…

Así que aquí estoy, por enésima vez en mis 43 años, digiriendo el enésimo “Es que yo nunca podré quererte para algo distinto de una aventura” y un “Tú no eres tan importante para mí y creo que nunca lo serás”, y tratando de descubrir qué hacer para dejar de fijarme en hombres con miedo a comprometerse dándote su palabra de que mientras estén contigo, conociéndote, no van a intentarlo con nadie más, o si es que existe un virus mundialmente extendido que provoca síntomas tales como bloqueo mental a la hora de hablar de la palabra futuro, diarrea cuando se pronuncia la palabra “compromiso”, tartamudez para explicar lo que significa lealtad, y amnesia cuando se trata de recordar los buenos momentos pasados y de guardar el debido respeto a la persona con la que estás intimando ….




No sé si soy la única a la que le pasan estas cosas o es algo «normal»… Lo que sí sé es que:  «A Dios pongo por testigo que seguiré intentándolo hasta llegar a encontrar a ese hombre de mi vida… porque – como siempre digo yo-

SUCEDERÁS…. LO SÉ

¿Os ha pasado algo parecido a vosotr@s? ¿Qué me aconsejáis que haga para liberarme de esa sensación de ser poca cosa para los hombres, poco merecedora de su amor? ¿Qué se puede hacer para conocer a hombres a los que no les dé miedo conocerte más a fondo y a los que no les entre amnesia cuando les sacas el tema de conoceros más en “exclusiva”? ¿Qué creéis que es realmente lo que temen cuando les sacas el tema del “compromiso»: es algo real o inventado como excusa perfecta para salir huyendo cuando la situación no les gusta? ¿Por qué reaccionan bloqueándote en sus redes sociales como si no hubieses formado parte de su vida nunca?

5

San Valentín
No os vais a creer lo que me ha pasado este último mes… Conocí a un chico por casualidad hace unas semanas y como se acerca el día de los enamorados no sé cómo actuar… así que necesito vuestro consejo cuanto antes… Os cuento:

Veréis… tropezamos un día casi literalmente el uno con el otro en un sitio más que inesperado… Yo iba ese día acompañando a mi amiga Blanche a sus clases de salsa a regañadientes, ya que no me apetecía nada moverme de mi sofá con el frío que hacía esa tarde, pero mi conciencia no me permitía ni ver a una de mis mejores amigas diciéndome que le hacía ilusión aprender a bailar salsa conmigo, ni mis lorcitas a los lados de mi cuerpo me permitían seguir quedándome sentada por más tiempo…


– y digo «lorcitas» por llamar de alguna forma cariñosa a esos flotadores que se instalan alrededor de tu cintura y que se pegan a tu cuerpo mejor que el pegamento ese súper rápido – 😱




Así que allí nos presentamos Blanche y yo, y allí fue donde lo conocí y donde empezó todo (os contaré toda la historia en detalle en breve, os lo prometo 😉) .

Esben – creo que se llama así -, parece un chico súper especial… y digo «parece» porque lo conozco poquito tiempo, pero es que, encima, es extranjero (de Noruega, por lo que he llegado a entender) y, aunque el lenguaje del amor es universal, Esben está aprendiendo español y sólo habla palabras sueltas en inglés, así que


a veces nos entendemos y otras veces, directamente, nos besamos… pero nos llevamos bien… 😜



Y como lo conozco sólo desde hace unas semanas, no sé si quiere algo más que un simple «rollo» conmigo, ni tampoco yo sé si quiero algo más con él… vamos, que todavía no sé hacia dónde va la relación… y el problema principal viene ahora que se acerca San Valentín, ya que como todos vosotr@s sabéis (http://roseapelton.com/como-otra-vez-san-valentin/), soy una apasionada defensora de celebrar el amor, especialmente en el Día de los Enamorados… pero, claro, con el poco tiempo que llevo saliendo con este chico, no sé yo si darme el gusto y proponerle quedar a cenar ese día – así directa al grano como quien no quiere la cosa-, o quedarme en casita en pijama esperando a que venga ese Cupido que tantos años me ha estado «engañando» a mí y a un@s cuant@s más solter@s del mundo y explicárselo…
Es más, estoy pensando en que si este año no me doy el gusto de celebrarlo por todo lo alto, esa noche voy a organizar una manifestación -ahora que se llevan tanto- para congregar a tod@s l@s solter@s del mundo y que cada uno pueda explicar a Cupido cara a cara -quizás hacerle un esquema puede ser mejor opción-, de qué tipo de pareja va buscando cada un@ de nosotros, a ver si así el próximo año podemos celebrarlo mundialmente por todo lo alto como manda la tradición… 

Porque ¡¡¡menuda rachita lleva este San Valentín dichoso!!! 🧐 Aunque igual todos estos años ha estado pasando olímpicamente de mí y me ha asignado a un becario en prácticas que está aprendiendo conmigo a trompicones, o se aburre mucho y quiere reírse a mi costa adjudicándome hombres anti-detallistas, anti-romanticismo y con auténtico pánico al compromiso… – ¡¡¡va a ser eso!!!


¡¡¡A que ahora resulta que Rose Apelton está alcanzando récords de máxima audiencia en la sección de Humor Negro de Tele Cupido!!! Agrrrrrr….




Pues bien, como os digo, todavía no me ha dado tiempo a descubrir si este vikingo al que estoy conociendo tiene un lado romántico, pero algunos detalles sí ha tenido conmigo, así que, si al final no es como los demás susodichos que he conocido a lo largo de mis 43 añitos,


espero que cuando saque a florecer su lado romántico no se pase, porque una no está acostumbrada al exceso de palabras edulcoradas y mis niveles de azúcar pueden subir considerablemente…


Pero mientras tanto, no sé si quiero arriesgarme a proponerle cenar el día de San Valentín juntos, no vaya a ser que, si lo hago, se asuste y eche a correr y no me dé más opción a seguir conociéndole… ainsssss…

En principio parece que es tierno, dulce y risueño y que le gustan los detalles… y ahí es donde me surge la segunda duda, ya que como sabe que soy una fiel defensora de celebrar el día de los Enamorados – de eso doy fe que se ha enterado bien -, no sé si ese día aparecerá o no con algún detallito para mí y, si yo no he comprado nada para él, temo quedarme con cara de panoli intentando hacerme la sorprendida…



Ufffff… ya veis que hoy sí que necesito de vuestros consejos urgentísimos… porque se acerca el día y no sé cómo actuar:

¿Le propongo una cena para ese día aunque sólo llevamos unas semanas conociéndonos? ¿Se asustará si lo hago?

¿Le compro algún detalle para regalarle en caso de que él me sorprenda con algo? o ¿le doy el regalo aunque él no me haya comprado nada?

¿Qué se le regala a un chico con el que sólo has quedado tres fines de semana pero que es la excusa perfecta para poder celebrar este año San Valentín? 🤦‍♀️
9

Navidad

Uffff… ¡¡¡qué hartazón de Navidad!!!

¿Os habéis fijado que cada año la Navidad empieza antes? Y es que, es acabar Halloween y los comercios y las calles empiezan a llenarse decoraciones navideñas en las que los «Merry Christmas» y “Feliz Navidad” van asomando poco a poco hasta inundar todos los rincones de la ciudad…  Y es como si ese ambiente que se crea te obligase a sonreír y a estar feliz permanentemente hasta que termine esta festividad… como si no pudieses enfadarte con nadie ni ponerle las cosas claritas a alguna que otra persona que se te cruza en tu día a día… Así que





Lo bueno de las Navidades es que está permitido sentirse nostálgico, aunque no tengas pareja para compartirlas… Lo malo, que te recuerdan que acabas el año otra vez sin pareja… y te hace plantearte dónde está el error… pero como sabéis

mi lema es «Rendirse no es una opción»

así que aquí me tenéis, tratando de planificar la nueva estrategia para encontrar al hombre de mi vida de cara al año próximo…


Pues bien, en esa labor de investigación me paré en un artículo que aparecía en una revista sobre un síndrome que, al parecer, sólo sufren algunos hombres – es una de esas enfermedades raras – … no veáis lo identificada que me sentí después de leerlo y darme cuenta de que, al parecer, varios de los susodichos con los que me he liado tienen pinta de sufrirlo… Agggggggrrrr… y no sé qué hacer….

Os comento, a ver si podéis detectar a algún hombre más enfermo de esto y los unimos para que les salga más barata la terapia conjunta….

A ver, a ver… cómo os lo cuento…. Ummmmm

Se llama Síndrome de Enfermedad Post-orgásmica y, por lo visto, los hombres que lo padecen se sienten extremadamente fatigados, con dificultades de memoria y problemas de concentración después de haber tenido un orgasmo.

¿Recordáis al pirata y chico ni-ni que os contaba en el post http://roseapelton.com/imposible-resistirse-a-los-chicos-malos-malotes/? Pues bien, una de las características que tenía y que lo hacían tan “especial” era el sexo… ¡Sí! Pese a que teníamos pocas oportunidades de mantener ratos de intimidad, cuando llegaban eran sencillamente momentos de “¡¡¡Oh, madre mía!!! ¡¡¡Que esto no acabe nunca!!!”… vamos, momentos de pura explosión sensorial en todos los sentidos… y eso, creo, era lo que me dejaba enganchada a él y por lo que aguantaba tanto esa relación – si se puede llamar así a encuentros esporádicos y mensajes de Whatsapp – …




Y yo creo que él sabía que eso iba a ser así pese a que, una vez que terminaba ese momento sexual íntimo, en ese mismo instante en que estaba tratando de reponerme de semejante sesión explosiva de sexo, en ese mismo momento, nada más acabar,

él se levantaba rápidamente de la cama y se iba directo a la ducha para, automáticamente, vestirse después, casi sin mediar palabra ni gesto alguno, antes de salir de mi casa más rápido que Tarzán con vaselina en las lianas…

Al principio, con la emoción del calentón, esa reacción la veía rara, pero no me importaba demasiado… pensaba


“Pobrecito, se ha asustado de sentir tan intensamente como yo… se ha aterrado con tanta intensidad y por eso se ha ido con cara de ¿pero qué diantres ha pasado aquí? ¿cómo he podido dejarme llevar tanto por el momento y sentir tan intensamente todo lo que he sentido? ¿me estaré enamorando de ella? Porque si no, oh oh oh…¿de dónde he sacado tanta fogosidad?»


Luego, conforme iban pasando los días y las cortas, pero intensas, sesiones de sexo se repetían… conforme acabábamos, su cara me parecía que seguía siendo de susto… pero al compromiso… tipo Oh oh oh… que parece que esta Rose se está enamorando de mí y no voy a poder quitármela de encima luego… así que mejor me voy cuanto antes, no vaya a ser que se encariñe de mí… Mejor salgo pitando de su casa antes de que se reponga de esta sesión y me pida que me quede a dormir…




Y ahí aguanta el pirata varias semanas sin dar señales de vida… hasta que en algún momento, como el que no quiere la cosa, decide mandarme de nuevo un mensaje de esos como si hubiésemos mantenido diariamente el contacto y no hubieran pasado varios meses desde su “desaparición”…

Y así, con un “¡¡Buenos días guapa!!! Tengo ganas de ti” se queda él tan pancho y me deja a mí mirando a la pantallita de móvil con cara de haber visto un fantasma, sin poder creer lo que están viendo mis ojos… sin saber por qué lo hace, qué es lo que se le ha pasado en ese momento por la cabeza para acordarse de mí y para querer verme de nuevo…

Y ahí es cuando mi parte romántica salta y me dice:

“Rose, eso es que se ha dado cuenta de que no puede olvidarte por más que quiera”




Pues bien, según el Síndrome ese que leí y que os comentaba, hay poquísimos hombres en el mundo que sufren de él y los síntomas son precisamente esos que tiene, entre otros, el malo – malote, que, después de la eyaculación les entra un pánico tremendo que no pueden controlar y les da por huir del lugar del coito…

Así que, desde que lo leí, pensé que probablemente sea eso lo que les sucede, que no es que me tengan miedo… si no que, simplemente, están enfermos y les dará vergüenza reconocerlo o desconocen que lo tienen y no saben por qué actúan así…

Y ahí estoy, en pleno proceso de pena – penita – pena por el piratilla al suponer que, más que jugando conmigo puede estar sufriendo esa fiebre (que no calentón), esa angustia, esa descomposición de cuerpo que, al parecer,  les entra después del coito… no porque tiene miedo a sentir ni porque tema al compromiso, sino porque está malito…

Así que no sé si enviarles una postal de felicitación de Navidad o una invitación para un grupo de terapia…

Oh oh oh… ¿Qué creéis que debo hacer? ¿Habéis podido identificar vosotras también a algún hombre con esos síntomas?
8

Otoño, Viajes
Ya con el otoño encima y yo, igual que las hojas de los árboles que se caen en esta época del año, así estaba… decaída… Y es que, como dice mi amiga Lisy,   


En la época de la berenjena se cae la melena



Ay ay ay… ¡cuánta razón tiene! … Aunque no sólo se cae la melena…




¿Os pasa a vosotr@s que conforme se van acortando los días y vamos pasando del verano al otoño es como si tu cuerpo y tu mente comienzan irremediablemente su periodo de letargo? Un estado de somnolencia y quietud que te provoca una revolución interior de querer seguir el ritmo del veranito y no contar con las energías suficientes para moverte…

Pues en esos días estoy yo, en esos días en los que no me entiendo ni yo misma… en los que con el comienzo del otoño se cae todo tu mundo, no sólo las hojas de los árboles… Y eso mismo pasa con la ropa, que con tanto cambio de temperatura, un@ no sabe lo que ponerse, así que vas paseando por la calle y tienes la sensación de que estás en pleno Carnaval, igualito que sucede en primavera (http://roseapelton.com/la-primavera-la-sangre-altera/).


Además, en esta época todos nos damos cuenta de que cuesta horrores cumplir con los propósitos que nos hicimos en las vacaciones de verano de apuntarnos al gimnasio, hacer dieta, matricularnos en ese curso que nos tienta…

Y así, tal y como están los cuerpos y la mente de todos en general, no veáis lo que me está costando rehacer mi vida sentimental…

Lo único que me ha venido de perlas estas semanas es que el malo-malote (http://roseapelton.com/imposible-resistirse-a-los-chicos-malos-malotes/)no ha vuelto a contactar conmigo… y ¡¡¡menos mal!!!, porque ¡¡¡no hubiese tenido fuerzas para decirle que no quedábamos!!! Y es que, en ese estado,




Como digo yo, estoy en esa época en la que me siento delicada y sensible, en la que sería capaz de enamorarme del primero que me diese un poquito de cariño, que me dedicase unas mínimas palabras ligeramente románticas y que mi mirase con ojitos… así que mucho mejor mantenerme alejada de toda tentación para no tener tener que decir luego


“Yo no caí en la tentación, a mí me empujaron”


Y en esas estaba yo, pensando mantenerme en modo “ni con GPS me encuentran hoy” mientras, tirada en el sofá como si mi cuerpo formase parte de la tela, navegaba por el Facebook mirando los perfiles de mis ex y de sus actuales parejas, flagelándome mientras me daba cuenta de que se les veía muy felices con sus actuales parejas mientras yo seguía sin encontrar a la mía… 




Cuando, de repente, me fijé en uno de esos anuncios que te saltan automáticamente de los «eventos cercanos a ti» y vi que era una salida a caminar por el monte con un grupo de solter@s que iba a tener lugar el sábado…  Algo dentro de mí me dijo


«Rose, levanta ese culo del sofá y espabila, que eso de que no estás cogiendo peso, sino que tu cuerpo está en 3D no te lo crees ni tú”
aunque mi Rose sensata me decía:


«Pero Rose, ¿Qué necesidad tienes tú de pegarte un madrugón semejante en sábado con lo a gustito que estás en la cama?»


Comprobé las fotos y perfiles de las personas que habían dicho que iban a participar y, entre ellas me fijé en un chico que, a simple vista, tenía algo que podría decirse interesante… aunque, a decir verdad, la foto se veía un poco borrosa… Así que ni corta ni perezosa le envié un mensaje por el Messenger preguntándole si había hecho alguna otra escapada con ese grupo o era la primera vez, a lo que me respondió que era el organizador y me animó a que me aventurase a ir con ellos…

Y allí me planté, con el modelito “cebolla” a base de capas de ropa (porque a las 8 de la mañana hacía frío, pero para el mediodía daba calor), con un calzado cómodo pero estiloso, con mi pelo liso (después de pasarme la plancha) y recogido en una cola alta, con mis gafas a juego con el conjunto y con el maquillaje “look natural”. Y es que, como dice mi madre,


«Rose, una nunca sabe dónde va a encontrar al amor de su vida, así que vete siempre arreglada por dentro y por fuera ;-)»


En cuanto llegué alguien se acercó a mí a saludarme y me preguntó si yo era Rose Apelton, a lo que le respondí que sí. Él se presentó y me dijo que era el organizador, el chico con el que había estado hablando por mensajes… Me dio las gracias por venir y me comentó que llevaba dos meses con ese tipo de actividades porque había ganado mucho peso últimamente y quería ponerse en forma…Y yo, sin poder apartar mi mirada de su nariz, donde mis ojos captaron varios pelos negros que, de buena gana, se los hubiese quitado…




Además, no me podía creer que ese fuese el mismo que el de la foto de Facebook, así que, alternaba mi mirada a su nariz con giros de cabeza buscando la cámara oculta …


porque no me gusta decir que fuese feo – eso queda mal, ¿verdad? – más bien era difícil de describir, vamos, que si fuera agua, no sería potable…


Pese a que comentaron que la ruta era de una dificultad media pero que no era nada complicado seguirla, el organizador decidió “escoltarme” e ir a mi lado en el camino… Y empezamos y todo era maravilloso: hacía fresquito, la ruta era muy bonita, el ritmo era asequible, el organizador tenía una conversación súper interesante y no paraba de hacerme ojitos… uauuuuu…. Pensé


“Rose esta puede ser tu oportunidad para evitar tu modo hibernación sentimental unos días…”


Y así de animada continué hasta que empezó lo que ellos llamaban el desnivel y yo terminé llamando el infierno… Os cuento:

Conforme íbamos subiendo cual cabras por la ladera de una montaña, el sol iba pasando a su máximo esplendor y el calor comenzó a hacer acto de presencia…. Mientras escalábamos (había tramos en los que teníamos que subir casi de rodillas), mi look «fashion rural» iba desvaneciéndose por momentos… la cola alta iba deshaciéndose mientras el sudor aparecía y rizaba mi pelo y provocaba que mi maquillaje se fuese derritiendo




Ahí fue cuando mi “escolta” – no me quitó ojo en todo el camino – empezó a quejarse de la complejidad de la ruta que habían elegido y, en cuanto pudimos encontrar un trozo de tierra nivelado en horizontal, nos paramos… Fue en ese instante cuando él, ni corto ni perezoso, decidió quitarse la camiseta y dejar al descubierto su modelo “oso”… y, ¡no! ¡no me quedo corta con lo de oso!, porque en su pecho y en su espalda no había un lugar sin pelos negros: todo en él era una pura manta de pelo…

Yo, intentando asimilar dónde terminaba el animal y comenzaba el hombre y preguntándome si se lavaría el cuerpo con gel o con champú, cuando, de repente, descubrí que en todo el camino no me estaba haciéndome ojitos, ¡¡no!!, esos guiños que yo creía tan simpáticos y tentadores eran debidos a que se le habían olvidado las gafas de sol en casa. Ayyyy…. Qué mala es la presbicia a nuestra edad…




Entre él sudando como si se fuese a desintegrar por momentos y yo con la cara roja como un tomate (siempre me pasa cuando hago algo de ejercicio), más que una caminata maravillosa e idílica por el monte parecía que íbamos camino del fin del mundo.

Al fin llegamos al punto de destino y, desde allí, decidieron almorzar cerca de donde habíamos aparcado los coches… Yo muerta rematá como estaba, no podía pensar en comer… Sólo pensaba en que como me sentase a comer y el temblor de las piernas empezase a relajarse, no iba a poder levantarme de allí… así que empecé a despedirme de ellos y, cuál fue mi sorpresa cuando al llegar al “organizador”, nuestras caras sudadas resbalaron y, de repente, el beso fue a parar a nuestros labios…. Cara de pánico creo que es decir poco para describir la que debía de tener en ese momento… pero él, ni corto ni perezoso, decidió aprovechar ese momento y juguetear con su lengua dentro de mi boca cual boa constrictor… Intenté soltarme de su boca, diciéndole que me dejase, pero él me retuvo con sus manos en mi cara sin permitirme moverme de su lado…


Como las situaciones desesperadas requieren de actos desesperados, le di un rodillazo en todas sus partes y, mientras él se restregaba en el suelo cual cucaracha boca arriba, me aparté de su lado más rápido que la letra pequeña de los anuncios, corrí hacia el coche y puse rumbo a mi casa…


Cuando llegué tenía un mensaje de él que me decía:


“Rose perdona, pero se me ha ido la situación de las manos… Prometo que no volverá a pasar… Anímate a seguir viniendo a nuestras actividades. Seremos sólo amigos. Confía en mí”


Y en esas estoy, planteándome si un hombre y una mujer pueden mantener una simple amistad… a pesar de lo que pasó…. así que

¡¡¡necesito vuestros consejos!!!

¿Habéis tenido alguna vez una experiencia parecida?

¿Creéis que debo repetir para las siguientes excursiones que haga ese mismo grupo, aunque esté ese chico como organizador?

¿Creéis que preferimos los hombres depilados o “con pelo en el pecho”?








12

Amor online, Moda, Otoño, San Valentín
 

Ni el bikini ha sobrevivido a la operación, ni el yogurín al verano… pero

Siempre se puede volver a empezar… ¿verdad?

Y así entre las vacaciones y la vuelta al trabajo estoy tratando de reponerme psicológicamente, intentando asimilar todo lo que ha pasado en el último mes y medio y poder traducirlo en palabras para contároslo…. Porque otra cosa no, pero

surrealismo hay mucho suelto por ahí

aunque lo mejor de todo es que una cuenta con amigas que están ahí siempre que lo necesitas y te ayudan a reponerte con su apoyo incondicional…  




Así que ahí estábamos Marguerite, Blanche, Tiffany, Dorothy y yo sentadas alrededor mío mientras trataban de despegarme del sofá en el que me había instalado desde mi último desengaño amoroso con el yogurín, intentando convencerme de que lo mejor para “reponerme” de mi estado de “fracasada sentimental” era que me diese algo de aire fresco y, de paso, ir a cenar… Después de varios intentos, cansada ya de llorar y con los ojos de sapo que se le quedan a una después de haberse pasado llorando los últimos días – mezcla de la decepción sentimental y el trastorno hormonal que le provoca a una la regla – decidí aceptar su propuesta –no por salir, no, sino porque sabía que a insistentes no les gana nadie y que, de no hacerles caso, iba a tenerlas allí hasta que dijese que sí -. Conforme estaba pronunciando “venga, os hago caso”, ya tenía a Tiffany con las brochas preparada para maquillarme y taparme esas ojeras de oso panda y los ojos vidriosos de pez globo que me había ocasionado la llantina persistente tipo “manantial” que se había instalado en mi ser desde que lo del yogurín se acabase…

Y es que más que maquillaje, en ese momento lo que necesitaba era un doble que saliese a la calle por mí


Así que me dejé maquillar por Tiffany, peinar por Blanche y vestir por Marguerite, mientras Dorothy nos preparaba un cocktail para poder brindar antes de salir de casa por esa juerguecilla que nos íbamos a pegar esa misma noche…Y es que, como decían ellas,  




Así que ahí estábamos las cinco amigas preparadas para comernos la noche, dirigiéndonos hacia un restaurante para cenar algo, donde, nada más abrir la puerta y entrar, me encontré de frente con la realidad:

ahí estaba el yogurín sentado al lado de una chica comiéndose a besos y súper acaramelados…

Fue ahí, en ese preciso instante, cuando me dieron ganas de echar a correr y no parar…  




pero, siguiendo el consejo de mis amigas, decidimos cambiar de plan, dar media vuelta e ir a otro restaurante que -según ellas- acababan de abrir y estaba de moda… Y allí nos plantamos las cinco, mientras esperábamos a que nos diesen mesa, tomándonos unas cervecitas en la barra… que empezaron a hacer en mí ese efecto que sólo el alcohol te hace sentir… interesante y sexy

Y es que ese día el amor podía esperar, pero las cervezas no, ¡que se calentaban!

He de deciros que con el disgusto monumental que tenía se me había cerrado el estómago y no había comido nada más en todo el día…. Por lo que no me hizo falta beber mucho más para sentirme así…pero también sacó mi característica “risa floja” ….aggggggg  




Para celebrar que habíamos conseguido mesa, pedimos una botella de vino… sin ser conscientes de lo peligroso que es mezclar… Pero de eso me dí cuenta ya tarde, cuando sentí ganas de ir al baño y, al tratar de levantarme de la silla, empecé a notar un ligero movimiento modo barco en todo lo que había a mi alrededor… así que puse mi sonrisa, traté de poner la pose más natural que era capaz y empecé a caminar hacia el aseo, con la sensación de andar como si me encontrase dentro del Titanic en plena tormenta perfecta antes de hundirse… Una vez llegué me uní a la cola que había en el baño de chicas para entrar….

¿Alguien me puede explicar por qué siempre hay cola en el baño de chicas? ¿Y por qué tenemos la costumbre de entrar de dos en dos?

Y mientras espera a entrar, empecé a sentir nostalgia y a echar de menos al malo-malote (http://roseapelton.com/imposible-resistirse-a-los-chicos-malos-malotes/), así que, ni corta ni perezosa, saqué el móvil del bolso y le mandé un mensaje:

“Hoy es uno de esos días en los que me hace falta un abrazo tuyo…”

 
 


Con tanta tecnología y aún nadie ha inventado un teléfono tan inteligente como para que cuando vas con dos copas de más, sea capaz de decirte: “Los sentimos. Opción de llamar y de enviar mensajes bloqueadas hasta que se te bajen los efectos del alcohol”


Y ahí estaba yo, de pie en la cola del baño mirando a la pantallita de mi móvil mientras la pantalla me miraba a mí, esperando a recibir una respuesta, cuando me tocó el turno de entrar cuando me di cuenta que debía de salirse el agua y estaba todo el suelo inundado y sin un sitio donde colgar el bolso… así que, con el bolso colgado de mi hombro derecho, las patas de los pantalones remangadas (para que no tocasen el suelo), y los pantalones bajados, tuve que ponerme a hacer pis tratando de mantener el equilibrio por partida triple: el del bolso que se deslizaba del hombro, el de los pantalones que se me escurrían hacia el suelo y el mío personal… Cuando parecía que lo tenía todo bajo control, de golpe sonó el móvil indicando que tenía un mensaje de Whatsapp nuevo, pero en ese preciso momento se apagó la luz…  




Yo, que quería terminar rápido para poder leer el mensaje, intenté tantear las paredes en busca del papel higiénico, mientras hacía movimientos calculados milimétricamente para sostener los pantalones con una mano, el bolso en el aire y levantaba el otro brazo hacia arriba como si fuera la reina madre saludando a la multitud, tratando de que con el movimiento se encendiese de nuevo la luz… pero nada… ese sensor no me reconoció hasta que me incorporé, me recompuse y salí como pude de ese pantanal en el que se había convertido el baño… El mensaje que me había mandado el malo-malote era:

“Me encantaría poder darte ese abrazo… pero estoy fuera de viaje hasta dentro de una semana…. A la vuelta te aviso y te recompensaré como sólo tú lo mereces”

Y con un tremendo suspiro me dispuse a sentarme de nuevo en la mesa con mis amigas…. Del restaurante fuimos a un bar a tomarnos una copa… Ya contentas de más las cinco amigas, entramos como si fuésemos las protagonistas de “Sexo en Nueva York”, con ese glamour aparente que dos cervezas y una botella de vino te dan… Tiffany pidió unos gin tonics para todas mientras las demás empezamos a bailar al ritmo de la música….cuando, de repente, vemos que un chico se acerca a Marguerite y se le presenta diciéndole:

“Hola guapa, yo soy Arturo y acabo de enamorarme de ti… así que te agradecería que me dieras tu teléfono que tú y yo nos vamos a ver mucho a partir de ahora”


Al principio empezamos todas a reírnos a carcajadas, pero fuimos dejando de reírnos conforme vimos que la cara de Marguerite era también de “flechazo” por el chico….. Pero yo, fue escuchar eso y no pude contener las lágrimas… no sabía si reír o llorar… porque no hay cosa que te desmonte más que ver a otra persona en plan romántico con una amiga tuya, mientras tú estás con el corazón roto.

¿Os ha pasado alguna vez algo parecido? ¿Me podéis dar algún consejo para salir de este bache sentimental? ¿Qué hago si me llama el malo-malote de nuevo?

¡¡S.O.S.!! ¡Necesito vuestros consejos!!

20

Deportes, Moda, Verano, Viajes
Pasear al perro formas de ligar

Estos días han sido de vértigo… Os cuento: Mi amiga Blanche se ha ido de viaje de trabajo por unos días y, como no tenía a nadie con quien dejar a su perrita el día que se fue, me pidió el favor de sacarla a pasear por las mañanas…, a mí, justo a la única amiga que le tiene un cierto respeto a los perros!! Agggggg….Y, como no supe cómo decir que no, porque eso siempre me ha costado horrores (¿os pasa también a vosotr@s?), ahí estaba yo, a las 7 de la mañana de un jueves llegando a la casa de mi amiga para sacar a pasear a su perrita – un bichón maltés pequeño que se llama Luna -. Como a las 9 de la mañana tenía una reunión muy importante con unos clientes y llegaría con el tiempo justo, decidí ir a pasear a Luna ya con el atuendo para la reunión – ¡total, para 10 minutos de paseo con el perro!, pensé -. Así que iba vestida con una faldita tubo negra, una blusa de seda bien planchada y unos taconazos tremendos que me había puesto para poder ir lo suficientemente glamurosa a la vez que profesional   😉  

Caminar tacones altos

En cuanto abrí la puerta de la casa de mi amiga Blanche, inmediatamente una bola de pelo blanca empezó a ladrarme y a subirse a mis piernas como si yo no hubiera un mañana… – no lo hubo para mis medias, desde luego, que se deshicieron en pedazos con las uñas de esa perrita- Aggggg…..Mi falda tuvo mejor suerte, porque pude quitar los miles de pelitos blancos que se pegaron en la tela…Así que, una vez que tiré las medias a la basura, cogí la correa de Luna, que iba llena de bolsitas atadas cual lazos -¡¡¡qué glamurosa es esta Blanche!!!, pensé – y se la puse todo lo mejor que pude, teniendo en cuenta que esa cosa tan pequeña y tan llena de pelo, no paraba de saltar ni de moverse….¡¡¡qué energía tenía ese bicho!!! (uyuyuy… perdón, ese bichón!!). Fue salir del ascensor y abrirse la puerta de la calle y la perrita empezó a correr y a tirar de la correa, de tal manera que se me escapó mientras una de mis uñas postizas salía disparada… -he de reconocer que tengo tendencia a morderme las uñas y eso de estético tiene bien poco… así que para la presentación de ese día a los clientes quería ir perfecta y,

como dice mi Querida Marian Keyes, las uñas largas son como los tacones altos para las manos…

Y mientras corría por la calle gritando, primero, “Luna, Luna… párate!!!” y conforme veía que esa perrita no se paraba “¡¡¡pedazo pichón haz de favor de parar ya!!!” Luna se paró en seco, apoyó su diminuto culito en la acera y ¡Oh, Dios Mío! ¡lo que salió por ahí!! No daba crédito, pero por fin entendí para qué eran todas esas bolsitas que tenía atadas en la correa… puajjjjj…. así que cogí unas cuantas y conforme me agaché oí el sonido de mi falda de tubo rasgándose por la parte trasera mientras mi cuerpo notaba una sensación de libertad como no lo había hecho desde que me había enfundado esa falda tan estrecha…😣  




Como no tenía tiempo para llorar ni lamentarme, decidí utilizar algunas de las bolsitas que sobraron para atármelas a la cintura y disimular la raja tan tremenda que se me había hecho en las costuras traseras de la falda, mientras me decía

“Rose, arriba ese ánimo que esto no te puede afectar para todo el día”…

Así continué calle arriba, sumida en mis pensamientos y con Luna ya paseando mucho más tranquila, cuando, de repente, uno de los tacones se quedó anclado a uno de los agujeritos de la acera como si se hubiese parado el mundo para él 👠  




En ese momento levanté la mirada al cielo, pidiéndole explicaciones al guionista de mi vida, y, conforme emitía un Arrggggg y bajaba la cabeza, vi a un chico desternillándose de risa mientras caminaba hacia mí…. Era un mucho más joven que yo, de cuerpo atlético, vestido con ropa de running fluorescente tipo http://roseapelton.com/running-deporte-alto-riesgo-para-encontrar-el-amor/, y sin anillo de casado 💍

otra cosa no, pero lo primero en que me fijo de un chico es en si lleva o no ese aro de metal que automáticamente genera la alerta en mí de “¡Rápido Rose! ¡huye! ¡Está casado!”



Cuando estaba ya a mi lado, con una sonrisa me preguntó “¿me permites ayudarte?” y suavemente, sacó el zapato del agujerito en el que se había metido con la tapa del tacón intacta… Yo, loca de contenta, no paraba de decirle “gracias, gracias” y él empezó a contarme que no había podido evitar partirse de risa porque me llevaba viendo desde la otra parte de la calle hacía un rato… Se me presentó y en ese preciso momento, mi mundo se paró… hasta que Luna empezó a ladrar y yo me dí cuenta de golpe que tenía que volver a dejar a la perrita a casa de Blanche y salir pitando a mi casa a cambiarme de falda si no quería llegar tarde al trabajo… Pero él insistió en acompañarme un trozo del camino mientras íbamos hablando y riendo… Y al aproximarnos al portal de mi casa, se despidió de mí, no sin antes decirme

Rose, creo que me gustas, ¿podemos quedar el sábado para comer y conocernos un poco más? Yo, boquiabierta como estaba, le dije que sí… y pensé: «Rose, comienza por hacerle caso a tu sonrisa …  Si no vas a por todo, ¿para qué vives?»


y de repente vi que tenía una de esas sonrisas que no sabes si te alegran la vida o te la desordenan…. Nos dimos los teléfonos y se marchó…

¿Creéis que me llamará? Y si no me llama, ¿debería llamarle yo? ¿Cuánto tiempo se supone que es el normal para que te llamen en estos casos?

¡¡S.O.S!! ¡¡Necesito vuestra ayuda!! Espero vuestros consejos…

12

Deportes, Moda, Primavera

operación bikini

Después de estos días de atracones de chocolate y de varios de esos que, yo denomino, “superalimentos”

porque es comerlos y parece que te dan súper poderes (de repente pasas de un estado de apatía e inactividad a otro de querer comerte el mundo de la energía que tienes de golpe), pero también, conforme comes más y más, tu apariencia pasa a la de parecerse a la de un superhéroe, porque, como a ellos, empieza a apretarnos la ropa hasta sacar unos trozos de carne –que no músculo- cual morcillas ensartadas sin orden ni concierto alguno…

superhéroe súper poderes chocolate dulces

luchando contra alergias y la astenia primaveral, decidí coger de nuevo las riendas de mi vida y empezar ya con la operación bikini, consciente de que no me hace falta atiborrarme a chocolate, que ya soy yo suficientemente dulce, y que, aunque ir por la calle estos días es como asistir a un desfile de carnaval permanente


La primavera es un desfile de carnaval permanente: ves a gente con cuello vuelto, en tirantes, con botas de nieve…


cuando el calor hace acto de presencia, una no tiene más remedio que ponerse ligerita de ropa y enseñar algún trozo de este cuerpo de hueso ancho que me dio la naturaleza… porque

Si hago caso a la báscula, peso como una persona de 2´30 metros, así que tengo dos opciones: crecer o adelgazar…


Y, preguntando a un@s y a otr@, me aconsejaron que, antes de ir al gimnasio con mi amiga Tiffany, probase unas sesiones de “gimnasia pasiva”… Ainsss…¡¡Menudo nombre tan seductor para alguien que el único ejercicio que ha hecho en años es masticar y pensar..!!  


cintura agua gorda michelines verano

Así que, siguiendo el consejo de mi amiga Libby, decidí probar la electroestimulación!! Olé ahí!! Y allí me presenté en el sitio, donde me hicieron vestirme con un mono pegado al cuerpo que, más que una vigilante de la playa, me hacía sentir como una morsa de las lorcitas que se asomaban… Así que, tratando de respirar como podía, salí del vestuario para sentarme en una bici sin ruedas mientras me ponían electrodos por todo el cuerpo y me decían:


“Rose, tú pedalea como si no tuvieras nada de esto pegado al cuerpo… y cuando notes que las descargas son demasiado fuertes, avísame, ¿vale?”


La verdad que he de decir que el chico del gimnasio que estaba monitorizando mi cuerpo y me daba instrucciones, no estaba nada, pero que nada mal… Es más, juraría que ese cuerpo y esa cara la había visto en algún perfil de esos millones que se cruzaron por mi pantallita de móvil cuando estaba probando a buscar pareja a través de una App… Y en esos pensamientos estaba yo cuando, de repente, oigo a alguien gritar mi nombre por encima de la música: “Rose, que ya hemos empezado la clase”…

Así que empecé a mover las piernas como si no hubiera un mañana, como si me fuera la vida en ello… pero, conforme iba acelerando, empezaron a recorrerme por todo el cuerpo unos pinchacitos que, al cabo de diez minutos, se convirtieron en descargas en toda regla… y que, unido al cansancio que se iba acumulando en mi cuerpo, respirar profundo se estaba convirtiendo en una odisea…Eso y el miedo a morir electrocutada que me invadió conforme me di cuenta de que había empezado a sudar…

Pero mi “yo” presumida no paraba de decirme: “Rose, ni se te ocurra mostrarte débil delante de este monitor tan guapo… Tú aguanta hasta que termine la sesión… así que ¡nada de decirle que te baje la intensidad de esas cosas que tienes pegadas al cuerpo cual ventosas de pulpo!!” Y de esa forma aguanté los 30 minutos que duró el experimento… Me fui a duchar y cuando empecé a vestirme, ya comencé a notar los primeros efectos secundarios… porque agacharme para ponerme los calcetines se convirtió en toda una proeza… y más aguantar esa posición para colocarme las zapatillas de deporte… por no deciros el dolor que me recorrió cuando tuve que volver a enderezarme… Pero pensé “Rose, tienes que estar orgullosa de lo que has hecho, ¡¡seguro que has ejercitado músculos de tu cuerpo que estaban escondidos y que no sabías que existían por eso sientes ese dolor…!!”


agujetas músculos ejercicio cartón abejas africanas pinchazos

Con esos pensamientos, tratando de caminar lo más erguida posible – a pesar de que los pasos me salían en modo robot R2D2 – , me dirigí a casa a prepararme para una cita que tenía con un susodicho que había conocido en el trabajo… La cita fue de maravilla… hasta que el susodicho decidió acompañarme a casa y empezó a seducirme…pero fue a poner una mano en mis muslos y soltarle un

¡¡ni se te ocurra tocarme las piernas!! ¡¡por lo que más quieras!!


y, de la cara que le debí poner cogió rápidamente la indirecta de que no estaba mi cuerpo como para fiestas erótico-festivas y decidió marcharse… Así que di la noche por finalizada y me acosté para tratar de descansar… Y digo “tratar de descansar” porque intentarlo lo intenté ¡claro que lo hice! Pero no hubo forma:

fue poner los músculos en reposo y era como si una de esas fiebres tropicales se hubiese apoderado de mi cuerpo y me provocase latidos y hormigueo en todas sus partes, acompañado de una mezcla de calor y escalofríos insoportable…


Y así pasaron dos días más… cuando recibí una llamada de mi monitor recordándome que tenía otra vez sesión con él para lo de los electrodos… ¡un carajo –pensé – no vuelvo otra vez por allí..! Así que


muñeco vudú gimnasio por favor

que no vuelvo a perder una oportunidad de divertirme con un chico por no poder moverme por querer estar en forma… Eso de que el amor llame a mi puerta y yo con agujetas no puedo permitir que vuelva a pasar… ¿no creéis?

¿Debería volver a llamar a ese susodicho con el que se quedó el tema a medias y quedar de nuevo con él?

¿Os ha pasado alguna vez algo parecido de perder alguna oportunidad por tener agujetas y no poder moveros?

 ¿Hacéis algo para poneros en forma antes del verano?

11

Amor online, Primavera
corazón roto reparación
Dicen por ahí que si empiezas una relación con alguien que no ha superado su relación anterior, es como si te vistes de un amor usado… Y así he estado yo estas semanas… tratando de esperar ese tiempo necesario para no hilar una historia de amor con otra… porque la última vez que lo hice, al chico con el que estaba no paraba de llamarlo con el nombre del susodicho con el que acababa de romper… Y no veáis la vergüenza que me daba cuando, al darme cuenta de que había pronunciado un nombre que no era “en plena faena”, quería que la tierra me tragase al ver la cara de asombro que se le quedaba al chico en cuestión… ainsssss


Ahora mi Plan “A” es no ser el Plan “B” de nadie


El problema es que una nunca sabe cuánto es el tiempo que tiene que esperar entre relación y relación para que se considere “correcto” y que no mezcles cosas de unos con otro… aggggghhh


dejar de pensar en alguien

Así que –pensé – “Rose espera unos días antes de volver a la carga… Eso o busca a un chico con potencial para ser el hombre de tu vida que se llame igual que ese malo-malote que te ha dejado una huella tan imborrable… Y mira que ya sabías que eso te podía pasar… agggghhh”


Te lo dije

Cordialmente, tu intuición 😉

Pues ahí he estado, en modo “Inventario” con el cartel de “Este corazón no está en venta” colgado de mi pecho… – como dice mi bendita madre, a dramatismo no me gana nadie… jijijijij….- Y no sé si os pasa a vosotr@s, pero después de ese desengaño amoroso con el piratilla, no puedo parar de escuchar canciones ñoñas… De hecho, el pobre CD de Alex Ubago lo tengo ya rayado de tanto ponerlo… Y es que ¿qué haríamos sin esas canciones con cuya letra nos sentimos identificadas en cada momento? Ainsssss

Pobre Alex Ubago… a ese chico le ha pasado de todo en sus relaciones… Mira que no salirle una limpia… Creo que deberíamos invitarlo al grupo para que se desahogue con nosotras y vaya aprendiendo de todas nuestras experiencias, ¿no os parece?


recuerdos canciones memoria



Y parece que, después de romper con alguien, todo (absolutamente todo) te recuerda a él…parece que todo conspira para evitar que te olvides de él… los que pasan a tu alrededor ese día se han puesto el perfume que solía utilizar el susodicho, y en la radio no paran de sonar canciones de amor que te hacen recordar lo que puedo haber sido y ya no fue…

Olvidar el pasado no es lo difícil, sino dejar de acordarte del futuro que imaginaste… y recuperar el tiempo que le has dedicado…


y en la tele resulta que es temporada de películas románticas (¡¡Manda narices!!), esas que te provocan la lagrimilla porque al final siempre él se da cuenta de que ella es la mujer de su vida y se tira, si es preciso, al río, para ir a su encuentro (ella casualmente ese día ha decidido dar un paseo en barca… – como si dar un paseo en barca fuese lo más normal del mundo -) y él, calado de arriba abajo logra subir a la barquita con una facilidad pasmosa ¡¡¡como si hacer eso fuese fácil ¡!! …y se besan y todo se supone que, a partir de ahí, la felicidad está instalada para siempre jamás con ellos…. ¿Y cuando oyes su nombre por todas partes o lo ves en todos los rótulos y furgonetas que se te van cruzando? o parece que lo ves por todos los sitios a los que vas… Y ¿qué me decís de la cantidad de chocolate y otras variantes de dulces que nos da por comer para saciar ese vacío inmenso que se te queda cuando te han dejado o has tenido un desengaño amoroso?


mariposas en el estómago

Y es que es sorprendente el poder de la mente para permitir lo que no quieres admitir… porque sí, puede que nos haya dejado o puede que nos hayamos dado cuenta de que ese hombre no nos convenía en absoluto y nuestra parte racional lo sabe perfectamente… pero en esos   momentos lo único que tu parte visceral piensa es “Rose, ese chico, en el fondo, es maravilloso, sólo es cuestión de tiempo…., deberías hacer algo como:  




Pero, visto lo visto, al final al único al que le importa que tengas buen corazón es al cardiólogo… así que ahí he estado, en silencio estos días para ver si se me iba el “mono” de contactar de nuevo con el malo-malote… mientras buscaba chocolate por toda la casa y pedía al cielo que para la próxima vez me avise con una música especial que eche a correr conforme me cruce con otro chico que no me convenga en absoluto (como pasa en las pelis de miedo..)  

Y vosotr@s… ¿Qué hacéis cuando habéis tenido un desengaño amoroso? ¿Qué canciones escucháis? ¿Qué coméis? ¿Qué pensáis? ¿Qué pensarán ellos de esto del amor? ¿Nos echan de menos? ¿Se acuerdan de nosotras? ¿Habéis tenido relaciones con personas que tenían el mismo nombre?

                                                                                              ¡¡Espero vuestros comentarios!!
6

Amor online, Moda, Primavera


No sé si os pasa a vosotr@s pero a mí este año ha sido llegar la primavera y mis hormonas se han revolucionado a más no poder… Y ahí estoy, luchando contra los síntomas de la alergia, de la astenia primaveral y de la revolución hormonal que me hace ver hombres maravillosos donde no los hay… Y con esa revoltijo de síntomas, después de recoger todas vuestras votaciones y siguiendo vuestros consejos (http://roseapelton.com/imposible-resistirse-a-los-chicos-malos-malotes/), decidí tomar una decisión sobre el hombre con el que me iba a quedar… Y (redoble de tambor)
                                                 ¡¡decidí probar con el chico bueno!!

a ese que veía como futuro padre de mis hijos, que me iba a dar la estabilidad que necesitaba… ¡sí! Y en esta ocasión, tal y como me habíais sugerido, ser yo la que encendiese esa chispa que le faltaba al susodicho, tratando de hacer aparecer su parte picarona detrás de esa bondad infinita que le caracterizaba…


                             Así que me dije: “Rose, a tomar las riendas del erotismo en esta relación!! Que esto tiene que funcionar, ¡sí o sí!”  





Y decidí darle una oportunidad al Dios del amor con el chico bueno organizando una velada picarona un sábado con una buena cenita y unas esencias con aroma a chocolate para regalarnos unos masajes como postre… Para que no pasase lo mismo que  (http://roseapelton.com/querido-invierno-dejate-ya-de-bromitas/) le propuse que fuese él el que cocinase (así también sabría cómo era de hábil el futuro padre de mis hijos para la cocina). Quedamos sobre las ocho de la tarde en su casa y allí aparecí puntual como un reloj, preparada de arriba abajo, de dentro afuera…

Llamé al timbre de su puerta y, conforme abrió, me abalancé sobre él con la intención de darle un beso apasionado, de esos de película.. pero creo que él no se esperaba tal envestida de golpe y se pegó tal susto que echó para atrás la cabeza y se dio con el borde de una columna que tenía justo detrás…

Cuando se repuso del susto – y todavía con la mano en la cabeza (creo que le dolía)- me acerqué a él pero me echó para atrás con la excusa de que llevaba el delantal manchado y no quería que me manchase mi ropa… Así que una vez que pasé dentro, todo quedó en un escueto y virginal besito  de bienvenida…pero en la frente.. agggggg Ganas me dieron de decirle ya ahí:

 


Pasé a la cocina y comencé a abrir una botella de vino que había llevado para la ocasión, y, en el momento en que preparé dos copas y fui a llevársela al chico bueno, se la bebió de un trago antes de poder darme la oportunidad de brindar por nosotros y por ese nuevo giro que iba a tomar la relación… Ahí fue cuando pensé:

“Rose, está muy nervioso de verte en su casa… Dale tiempo y espacio…”

y decidí preparar la mesa y el dormitorio encendiendo velitas y esparciendo unos pétalos de rosa trazando el camino hacia la cama… Cuando salió para decirme que la cena la estaba preparada, ya parecía que tenía un aspecto más relajado, así que

subí un poco más el volumen de la música “sexy” que había llevado para la ocasión y me dispuse a acercarme a él bailándole al ritmo de una canción, moviendo mis caderas de tal forma que la campeona mundial de julajop se quedaba desbancada a mi lado…, con el fin de provocar en él ese apetito feroz de mí que yo tanto ansiaba…

Pero conforme me iba acercando a él con mis movimientos sensuales, su expresión iba tensándose y su cara empezaba a sudarle, la expresión de sus ojos y su boca abiertos como platos decían más “tierra trágame” que “Wowww… ¡¡qué cachondo me estoy poniendo!!”…

Y ahí, sin saber qué hacer ni hacia dónde moverse, se quedó inmóvil cual estatua de la libertad, con la copa de vino en la mano y el gorro de cocinero que se había plantado…

Así que, visto lo visto, decidí abortar la misión y, con una vergüenza que no me cabía dentro, correr un tupido velo, recomponerme de nuevo y ayudarle a sacar la cena…  




He de reconocer que todo estaba deliciosísimo… pero mi mente estaba en descubrir cómo creaba ese ambiente que le sacase su punto de tiburón dispuesto a comerse a su presa…: cada vez que le sacaba un tema “caliente” él de desmarcaba con otra cosa y cambiaba de tema…

Ganas me daban de decirle: ¿Cómo te voy a conquistar si sólo respondes con monosílabos…? ¡¡Colabora!!

Así que, cansada ya de intentarlo, me relajé hasta que, a la hora del postre, le propuse darnos un masaje de chocolate con el botecito que había comprado para la ocasión… El, caballeroso como siempre, me dijo que empezaría a darme ese masaje, que había hecho varios cursos y sabía cómo hacerlo para “activarme” –eso lo dijo con una voz picarona-. Me dio un beso apasionado y me ayudó a quitarme la ropa hasta dejarme tumbada boca abajo en la cama… Yo, esperando con una sonrisa que no me cabía en la cara, a recibir los preliminares de una noche loca de sexo…




Él, conforme abrió el bote y empezó a frotarme la espalda, comenzó a quejarse sobre si ese potingue iba a mancharle las sábanas y a saber si se iban a quitar las manchas… Así que cansada de escucharle, a mitad de masaje, me dí la vuelta para sorprenderle con la imagen de mi cuerpo desnudo y, fue apoyar mi espalda llena de chocolate de masaje en la cama, cuando pegó tal grito que Tarzán hubiese quedado como afónico a su lado ¡¡Cuidado!! ¡¡Que vas a poner todo perdido!! Así que agotada del día y cansada de no poder conseguir sacar de él la vena “piratilla”, decidí vestirme y decirle que creía que esto no iba a funcionar y que era mejor dejarlo ahí.. El asintió y me dejó ir… sin más… con el subtítulo de

“fueron felices por siempre… nadie dijo que los dos juntos”

Camino de mi casa, mientras iba recolocando mi orgullo y autoestima de mujer y me preguntaba cómo era capaz que ese hubiese sido el espermatozoide más rápido, mi parte valiente me dijo:


“Recuerda Rose, ¡¡rendirse no es una opción”!!

Así que decidí seguir probando mi vena de “piratilla picarona” y mandé un mensaje al malo – malote con la foto del tarro de chocolate para masaje y el texto ¿Te apetece probar algo dulce? Y al segundo tenía una respuesta suya:

“Ummmm… qué hambre de ti me acaba de entrar… Te espero en mi casa. No tardes mucho”

Y así fue cómo terminó ese fin de semana y los siguientes, con pasión y erotismo desenfrenado, gracias al malo-malote… disfrutando de la revolución hormonal que tenía mezcla fruto de la llegada de la primavera y de lo picante que se siente una cuando actúa sin inhibiciones creyéndose la diosa del erotismo…  




Pero el tarro de chocolate para masajes se acabó cuando, uno de los días siguientes a ese maravilloso fin de semana, fui a cenar con una amiga porque el malo-malote me había dicho que esa noche se encontraba mal y me lo encontré sentado en la barra charlando con una chica… Así que, ni corta ni perezosa, le envié un mensaje de WhatsApp diciéndole:  




Ahí la libido me dio de repente una doble voltereta lateral con salto mortal y desapareció… Y con ellas mis ganas de volver a verlo… A partir de ese día creo que ya no podré verlo como mi Dios del sexo particular, será un pirata más… pero ¡¡que me quiten lo bailao!! ¿no os parece?




¿Es normal esta revolución de hormonas que llevo dentro de mí esta primavera? ¿Es normal sentirse culpable por haberme liado con el malo-malote justo al terminar de romper con el chico buenazo pero soso? ¿Cómo darse una cuenta de si lo de la otra persona son manías, nervios o simplemente falta de atracción sexual? Espero vuestras sugerencias, consejos y respuestas!!!
12

Deportes, Invierno, Moda

Tratando de reponerme del último desengaño amoroso (http://roseapelton.com/tarari-que-te-vi/), y teniendo en cuenta mi filosofía de que “Rendirse no es una opción”, decidí quedar a tomar café con mis amigas, Marguerite, Dorothy, Blanche, Deva y Tiffany, para ver qué camino tomar para salir de esta situación que no sabía si era flojera o paz interior…

10

Amor online, Invierno, San Valentín

parte-ii




Y pasó a recogerme y fue verlo, fue cruzarnos las miradas y pensar, uyuyuyuyuy Rose… que este hombre parece que realmente está interesado por ti, porque esas miraditas no son normales….😍💕😍


Y así estuvimos más de tres horas hablando, tomando café, sonriendo, y mirándonos… Y no paraba de decirme mientras se despedía “Hay que ver lo rápido que se me ha pasado el tiempo y lo bien que he estado contigo”

Ahí se sinceró como, creo, que nunca lo había hecho con una mujer. Me dijo que hacía dos meses que se había divorciado y que estaba reiniciando su vida y retomando los contactos interesantes…

¡sí, habéis oído bien!, ¡a mí, a Rose Apelton, me incluyó entre sus contactos interesantes! Wowwwwww


Cuando oí eso, mi Rose saltarina pegó un doble salto mortal invertido con voltereta lateral y empezó a bailar cual posesa gritando ¡lo sabía! ¡lo sabía! Wowwwww…. y requetewowwwwww💃💃💃💃

Esa noche me dejé llevar e, incumpliendo todos los consejos del mundo para solteras, le escribí un mensaje de WhatsApp en el que le decía que me había encantado verlo de nuevo y que yo también había disfrutado muchísimo…

Y dos minutos después, recibo como respuesta suya:

“Espero tener la oportunidad de repetir muy pronto. Besos”


No os exagero si os digo que esa noche no pegué ojo, mezcla de la emoción de saber que él quería volver a verme, mezcla de la incredulidad de que ese chico tan maravilloso me estuviese diciendo eso a mí, a Rose Apelton!!!

Así que yo, emocionada a más no poder, y con el fin de que no se enfriase la cosa – una oportunidad de estas no se le presenta a una todos los días – decido proponerle a la mañana siguiente volver a quedar… A lo que él me responde “No puedo porque salgo de viaje… pero a la semana que viene nos vemos seguro!! ¿te parece?”

Y dicho y hecho, el día que hacía justo una semana, recibo un mensaje de WhatsApp diciendo:

“Hola Rose!! Cómo estás?…. Yo llevo una semana a tope, pero si te apetece esta tarde, podemos vernos … Ya me dices ”


Y ahí es cuando tuve mi primera crisis de ansiedad… 😣 Os cuento: el día de antes, sábado, me dejé llevar por la fiesta y ese día que James me mandó el mensaje, ni mi cuerpo ni mi cabeza estaban para quedar con nadie… Además, desoyendo a las actrices de Hollywood y a sus secretos de belleza, la noche anterior había llegado tan cansada que ni me había molestado en desmaquillarme, así que todavía tenía lo que ahora llaman en los anuncios “ojos de panda”🐼 (¡manda narices el nombrecito!)

Así que, después de repetirme varias veces cual mantra (¿o fue una sola vez y con la resaca se produjo el eco dentro de mi cabeza??):

“Esto no me puede estar pasando a mí”

y tratar de calmarme para tomar el control de la situación, le respondí:

“Buenos días James! Me encantaría, pero hoy estoy con el virus del estómago (esa excusa y la del periodo siempre funciona, porque no admite preguntas… 😉 Si mañana me encuentro mejor, te aviso y quedamos, ¿ok? Un abrazo!


A lo que él me responde:

«Mañana no puedo, pero te aviso cuando tenga un hueco, ¡seguro!»


Ahí puse en acción el consejo de mi amiga Marguerite


regla-numero-2-del-flirteo


Y no tuve que esperar mucho, porque, dos días después me estaba diciendo


“Necesito verte, así que si quieres y puedes, paso por tu casa y tomamos café. ¿Cómo te viene?”


Ahí fue cuando me dio mi primer microinfarto, porque yo estaba de viaje esa semana, así que iba a tener que rechazar de nuevo su invitación… Aggggggg… ¡maldita sea!

Quería que la tierra me tragase, coger al guionista de mi vida del cuello y pedirle explicaciones de por qué me hacía esto a mí… Ainssssss

Lo bueno, yo regresaba al día siguiente, así que le dije “Podemos quedar mañana por la tarde… O si no, en una semana”

Y su respuesta no se hizo esperar ni un minuto: “👍Mañana por la tarde perfecto!”

Y así fue como volvimos a vernos y volví a estar tomando café sentada al lado del hombre con la sonrisa más atractiva y brillante del mundo…Yo, Rose Apelton,  una chica del montón!!!

Y ahí estuvimos cerca de cuatro horas disfrutando de la compañía y de la charla, y sin parar de decir “Rose, a tu lado se me pasa el tiempo volando”

Y yo, con ganas de gritar a los cuatro vientos: “Rose, le gustas!!” “Rose, menuda buena pareja hacéis; Wowwww” (mientras mi Rose saltarina bailaba loca de contenta)

Pero ahí creo que cometí el segundo error, que fue enviarle esa misma noche un mensaje agradeciéndole de nuevo el ratito tan genial que me había hecho pasar esa tarde… Y digo error, porque,

a partir de ese día, no tuve respuesta alguna por su parte, salvo un “Hablamos pronto”

Y no fue hasta pasados varios meses, el día antes de San Valentín, cuando recibo un mensaje suyo con una invitación a comer el día 14 de febrero…. Ahí fue cuando pensé que esto ya iba en serio, que se estaba tomando mucho interés en quedar conmigo, y más, un día tan señalado, así que me dije:

“Ya está Rose, ya lo has encontrado”…💘

Y ese día fue maravilloso… Lo pasamos genial… Incluso, esa misma noche, me envió un mensaje que decía: “Me lo he pasado muy bien…. Nos vemos pronto de nuevo”


que-el-mundo-se-pare



Y así fueron pasando los días, mientras conversábamos por WhatsApp de las cosas que nos iban pasando entre semana (conversaciones iniciadas por mí, he de reconocer)… Hasta que me vuelve a proponer quedar a comer, pero esta vez en su casa… Y yo no sabía dónde meterme de loca de contenta que estaba…

“Sí, a ti Rose, a ti… quiere volver a quedar contigo por enésima vez!!! ¡Está como loco por volver a verte, sí!!!


Y allí que me planté en su casa, con una botella de vino, recién depilada y con la mejor ropa interior que tenía, preparada para el aperitivo, la cena y el postre….para poder sellar esa relación maravillosa que llevaba creciendo entre nosotros desde hacía más de un año…

Pero, cuál fue mi sorpresa que, conforme empezamos a cenar, saca su teléfono móvil y me empieza a enseñar fotos de todos los ligues que ha tenido este tiempo que está divorciado… Y me dice que, dado que me considera una gran amiga (remarcando lo de “amiga”), necesita pedirme consejo sobre una chica de la que está perdidamente enamorado…😱😨


Ahí si no me morí del soponcio, estuve a punto…


ese-momento-en-el-que-de-golpe-y-sin-querer



Ese momento en el que, pese a sentirte así, tienes que seguir sonriendo como La Mona Lisa, porque te acabas de dar cuenta de que sólo te buscaba como “amiga” y que no tenía interés otro alguno en ti… Ese momento en el que gritas:


al-diablo-el-amor



Moraleja: después de esta experiencia, y vistas mis “dotes” para que los hombres se sinceren tanto conmigo y me vean como su “amiguísima”, he decidido que voy a empezar a trabajar como “coach sentimental”… así por lo menos podré sacarle partido a esos ratos que les dedico a los hombres sí señor!! 😊
                                                                                                                 ¿qué os parece?

7

PREVIOUS POSTSPage 1 of 2NO NEW POSTS

Ubuntu comunicacin